Categorías
Empresas

Tratamiento De La Depresión: Opciones Convencionales Y Psicológicas

La depresión es uno de los trastornos del estado de ánimo más comunes. Aunque actualmente existen varios tratamientos eficaces, seguros y aprobados por los médicos, muchos de ellos implican el uso de fármacos que a veces pueden tener efectos secundarios no deseados. Por ello, algunas personas son reacias a utilizar un enfoque basado en la medicación y, en su lugar, optan por buscar otras formas de tratamiento no basadas en fármacos. En este artículo, revisaremos los enfoques convencionales y psicológicos, y lo que la ciencia dice actualmente sobre ellos.

Descargo de responsabilidad: Este artículo no es una recomendación ni un respaldo a ningún tipo de tratamiento de salud mental en particular. La única manera de estar seguro de recibir un tratamiento eficaz es discutir sus opciones con su médico personal – y ninguno de los enfoques complementarios descritos a continuación debe ser utilizado para reemplazar lo que su médico ha prescrito o recomendado. Hemos escrito este post con fines informativos únicamente, y su objetivo es simplemente informar a nuestros lectores sobre la ciencia que hay detrás de algunas estrategias de tratamiento complementario, y lo que sabemos sobre cómo podrían funcionar.

Tratamientos farmacológicos

Muchos de los tratamientos más comunes para una persona diagnosticada de depresión clínica (trastorno depresivo mayor, o MDD) implican el uso de medicamentos recetados (como los ISRS) para aliviar o controlar los síntomas.

Aunque estos medicamentos pueden ser muy eficaces en muchos casos, lamentablemente también ocurre que muchos de estos fármacos pueden provocar una serie de efectos secundarios no deseados en las personas que los toman.

Por esta razón, algunas personas son reticentes a confiar en los tratamientos farmacéuticos y prefieren probar tratamientos no químicos en su lugar.

Sin embargo, antes de empezar, queremos subrayar que este post no es un apoyo a favor o en contra de ningún modo de tratamiento en particular. Tampoco se pretende que las estrategias descritas en este artículo sustituyan en modo alguno a la atención médica convencional.

Cuándo consultar a un médico

Si alguna vez le diagnostican un problema de salud mental de cualquier tipo, la única manera de decidir cuál es el mejor tratamiento para su caso específico es hablarlo con su médico. Sólo un profesional de Psicopartner Alcalá plenamente cualificado conoce todas las ventajas e inconvenientes asociados a los distintos modos de tratamiento posibles, y trabajará con usted para encontrar el enfoque más seguro y eficaz para sus necesidades individuales.

Teniendo esto en cuenta, en el resto de este artículo hablaremos de algunos de los muchos tratamientos no farmacológicos para la depresión y otros trastornos del estado de ánimo, y de lo que la ciencia dice actualmente sobre ellos.

Tratamientos psicológicos convencionales para la depresión

Antes de entrar en algunas de las estrategias «alternativas» o «complementarias» para mejorar potencialmente el estado de ánimo, es importante conocer cuáles son algunos de los enfoques de tratamiento más típicos para la depresión clínica y cómo funcionan.

Los enfoques que se mencionan a continuación son algunos de los que probablemente encontrará si reserva una cita con un psiquiatra, un psicólogo u otro profesional de la salud mental tradicionalmente cualificado.

Muchas de estas modalidades de tratamiento se han utilizado durante mucho tiempo y han sido muy bien estudiadas. Por lo tanto, estos enfoques son ampliamente utilizados por los médicos debido a que tienen muchas pruebas que los respaldan.

1) Terapia cognitivo-conductual (TCC)

Una de las formas de terapia más utilizadas por los profesionales de la salud mental es la terapia cognitivo-conductual, también conocida como «TCC». Este enfoque terapéutico altamente «basado en la evidencia» es uno de los más utilizados para prevenir y reducir la depresión (así como muchas otras condiciones de salud mental).

La idea principal que subyace al uso de la TCC en la depresión es ayudar a los pacientes a cambiar sus patrones de pensamiento y a realizar cambios de conducta para mejorar el afrontamiento y reducir la angustia.

Se ha informado de que la TCC es eficaz tanto para los episodios depresivos agudos como para la prevención a largo plazo.

Según varios estudios (ECA), la TCC redujo los síntomas de depresión en 177 pacientes con trastorno afectivo estacional, así como en 87 pacientes con depresión posparto.

Se ha informado de que un tipo específico de TCC, denominado «terapia de aceptación y compromiso» («ACT»), disminuye los síntomas en casos de depresión leve a moderada. También se ha afirmado que ayuda a reducir la gravedad general de los casos de depresión, así como la aparición de pensamientos suicidas («ideación suicida»).

Según algunos informes, la TCC puede ayudar a reducir las percepciones negativas de las emociones.

Algunas pruebas neurobiológicas tempranas sugieren que la TCC puede funcionar reduciendo la actividad en partes del cerebro que están implicadas en el procesamiento emocional (como la amígdala y el hipocampo), así como en el procesamiento cognitivo (como el córtex prefrontal y el cingulado anterior).

La TCC se imparte tradicionalmente de forma presencial por los terapeutas, pero a veces también se imparte de forma «digital» a través de Internet, por ejemplo, mediante un teléfono móvil o un ordenador personal.

2) Terapia psicodinámica

La terapia «psicodinámica» es probablemente la que más se asocia con el tratamiento de la salud mental. Se centra en los sentimientos conscientes y subconscientes de experiencias pasadas, y en cómo afectan al paciente.

La eficacia de la terapia psicodinámica para el tratamiento de la depresión está generalmente bien respaldada. En algunos casos, la terapia psicodinámica fue tan eficaz como los antidepresivos recetados.

Se informó de que la terapia psicodinámica administrada por Internet durante 10 semanas redujo los síntomas en un estudio (ECA) de 100 pacientes con trastornos del estado de ánimo y de ansiedad.

Los resultados de algunos estudios neurobiológicos preliminares sugieren que la terapia psicodinámica puede actuar reduciendo la actividad metabólica en la ínsula derecha, una región cerebral importante en el control de las emociones y la depresión. Esta disminución de la actividad se asoció, a su vez, con una mayor reducción de los síntomas durante 4 semanas de tratamiento.

3) Terapia interpersonal

La terapia interpersonal hace hincapié en el contexto social de la depresión y pretende mejorar las habilidades de comunicación y la creación de relaciones.

La terapia interpersonal tiene unos cuantos objetivos centrales:

  • Aumentar el apoyo social
  • Reducir el estrés
  • Mejorar el procesamiento emocional
  • Mejorar las habilidades de relación

Se afirma que la terapia interpersonal es una de las opciones de tratamiento mejor respaldadas para la depresión.

Según algunos estudios, es eficaz en el tratamiento de la depresión y en la prevención de recaídas, tanto por sí sola como cuando se utiliza como complemento de los fármacos antidepresivos.

En un estudio (ECA) de 120 mujeres con depresión posparto, se informó de que la terapia interpersonal mejoraba los síntomas de la depresión y la adaptación social.

La terapia interpersonal suele ser impartida por un terapeuta en 12 sesiones semanales.

Sin embargo, la terapia interpersonal autoguiada por Internet también redujo los síntomas depresivos en un estudio de más de 1.800 personas.