Categorías
Empresas

Trabajar Con La Depresión En El Cuerpo

Parte del ser humano es experimentar emociones difíciles como la tristeza, la depresión, la ansiedad, la frustración, la decepción, etc. Sin embargo, estas emociones no nos hacen sentir «bien», por lo que tenemos una tendencia inconsciente a no querer sentir lo que sentimos. Es posible que nos pongamos en guardia, que no respiremos profundamente y que desarrollemos formas y medios para adormecernos y no sentir. Normalmente, esto es lo que da origen a las adicciones que van desde la comida, el alcohol, las drogas, ver la televisión hasta el ejercicio excesivo, las compras, el sexo y el exceso de trabajo, por nombrar algunos. Sin embargo, estos métodos, en el mejor de los casos, proporcionan un alivio a corto plazo y, en el peor de los casos, nos crean otros problemas, a la vez que alojan el sentimiento inquietante más profundamente en nuestra psique-soma, permitiendo que nos corroa el alma.

Estas actividades obsesivas que nos adormecen se denominan, en términos psicológicos, «defensas». En algunos casos, incluso se nos alaba por estar defendidos de nuestra verdadera experiencia, especialmente, si llevamos la máscara de la productividad como «adictos al trabajo» o tenemos un cuerpo estupendo porque somos un «fanático del fitness». Sin embargo, debajo de esa máscara, no nos sentimos crónicamente tan relajados y, para nuestro disgusto, nadie se da cuenta de nuestro estado subyacente ni empatiza con nosotros.

La mayoría de los tratamientos psicológicos convencionales para la depresión incluyen la terapia de conversación la cual se puede realizar con psicólogos online, como el psicoanálisis, que se conoce como la cura de la palabra, o se combinan con algunas intervenciones cognitivas y conductuales como la TCC. Aunque la terapia hablada tiene su importancia, a veces puede ser más paliativa que correctiva. Las emociones surgen una y otra vez y no abandonan realmente nuestro sistema, a menos que sean sentidas, digeridas y procesadas en su totalidad. La terapia somática es una forma novedosa de trabajar hacia una liberación más permanente de las emociones angustiosas, aumentando nuestra capacidad de sentir y tolerar realmente las emociones problemáticas en el cuerpo. En la terapia somática, la comprensión de lo que es una emoción se amplía a los patrones de retención psicomotores, como un dolor permanente en el corazón por la pérdida de un ser querido o un nudo en la garganta por no seguir la verdadera vocación de uno, lo que indica una profunda tristeza que necesita ser aliviada a través de la propia fisiología de la persona.

Estas emociones difíciles se asemejan a nudos musculares que necesitan ser liberados. Somos conscientes de la incomodidad cuando tenemos un nudo muscular en el cuello; a menudo masajeamos y estiramos esa parte del cuerpo para liberar el nudo. Del mismo modo, las emociones se anudan metafóricamente y se atascan en el cuerpo de forma medio digerida y necesitan ser descargadas energéticamente. Trabajar con un terapeuta somático permite encarnar, soportar y expulsar realmente las emociones difíciles de forma autorregulada. Ya que la única forma de salir de una emoción angustiosa es literalmente a través de ella.