Categorías
Empresas

Todo Lo Que Debe Saber Sobre Las Calificaciones De Eficiencia Energética De Las Ventanas

La eficiencia energética de las ventanas desempeña un papel fundamental a la hora de mantener el frío o el calor de su hogar. Si se instalan ventanas energéticamente eficientes, se puede ahorrar mucho en la factura de la luz. Pero, ¿cómo se calcula la eficiencia energética de las ventanas?

Para ayudarle a tomar una decisión firme, hemos recopilado algunos factores que pueden guiarle a la hora de elegir las ventanas energéticamente eficientes ideales para su hogar.

1. El factor U

La capacidad de una ventana para evitar la pérdida de calor de su hogar se denomina factor U. En otras palabras, es resistente a la pérdida de calor. Cuanto mayor sea la resistencia, mayor será el nivel de aislamiento de las ventanas.

El factor U se mide entre 0,5 y 1,2. Los valores más bajos indican que las ventanas son más eficientes a la hora de evitar que el calor se escape de su casa. Esta métrica de eficiencia energética es la más significativa en las regiones de clima frío. Cuando medimos el factor U, tenemos en cuenta el cristal de la ventana, su marco y el acristalamiento.

2. Coeficiente de ganancia de calor solar (SHGC)

El factor de eficiencia energética que se encarga de evitar la radiación solar se llama coeficiente de ganancia de calor solar. Sus valores pueden situarse entre 0 y 1. Los valores de la escala son indirectamente proporcionales a la resistencia de las ventanas a la radiación solar y al calor.

Elija las VENTANAS ANERUAL con los valores SHGC más bajos en las zonas más cálidas para reducir la dependencia del aire acondicionado. Al mismo tiempo, puede elegir ventanas con valores SHGC ligeramente superiores para permitir que el calor entre en sus casas en los estados fríos. Recuerde que los valores U más altos suelen ir acompañados de índices SHGC más altos, así que elíjalos si vive en zonas más frías.

3. Transmitancia visible (VT)

La transmitancia visible mide la cantidad de luz que la ventana deja pasar a través de ella. Sus valores van de 0 a 1, y el valor más alto significa que la ventana permite el máximo de luz en sus hogares. Por el contrario, si el valor de VT es bajo, su casa no será tan luminosa.

Antiguamente, la ganancia de calor solar y la transmitancia visible no eran diferentes. Con el avance de la tecnología, llegaron al mercado nuevas ventanas que permitían la iluminación natural sin afectar a la intensidad del calor. Esto significa que una casa puede estar iluminada y fresca a la vez si las ventanas son energéticamente eficientes.

4. Fugas de aire

Otro factor crítico para determinar la calificación de eficiencia energética de una ventana es la cantidad de aire que se filtra dentro y fuera de la vivienda. Las fugas de aire varían entre 0,1 y 0,3, siendo 0,3 el requisito estándar para los edificios.

Si el valor es inferior a 0,3, las ventanas son más eficaces en la protección del aire. Pero la capacidad de fuga de aire de una ventana puede cambiar con el tiempo debido a la dilatación y el alabeo. Por eso los estándares de Energy Star no incluyen la fuga de aire como un factor típico para calificar la eficiencia energética de una ventana.

5. La resistencia a la condensación

Por último, la medición de la acumulación de humedad/agua en la superficie de la ventana se denomina resistencia a la condensación. Se puede medir en una escala de 1 a 100. Cuanto más bajos sean los valores, más humedad permite acumular una ventana, lo que aumenta el riesgo de formación de moho.

Por tanto, cuando instale o sustituya las ventanas, asegúrese de que las instalan profesionales de la ventana de alta calidad.