Categorías
Empresas

Señales De Seguridad Vial Respetuosas Con El Medio Ambiente

Desde las principales autopistas hasta las carreteras comarcales, pasando por los aparcamientos y las zonas de trabajo, la gestión del tráfico es vital para mantener la seguridad tanto de los conductores como de los peatones. En la fabricación de estos productos, es sabido que existe un gran impulso en todo el país para que tanto las entidades gubernamentales como las empresas fabricantes inviertan en prácticas cada vez más respetuosas con el medio ambiente. El uso de materiales reciclados postconsumo es una de las muchas iniciativas que se están llevando a cabo a nivel nacional. El sector de la seguridad para el tráfico vial no es, desde luego, una excepción a este cambio, y numerosas empresas privadas y municipios están buscando formas de recortar sus gastos a la vez que reducen su impacto medioambiental.

Un ejemplo brillante de un estado en el que los productos de seguridad vial son ecológicos es California, que utiliza materiales reciclados en el proceso de planificación y construcción de los dispositivos de seguridad vial. California ofrece contratos para productos de seguridad vial como badenes, bordillos de seguridad y señales de tráfico que incorporan materiales y componentes reflectantes. La EPA o Agencia de Protección Medioambiental ha exigido además los niveles de contenido requeridos para ciertos materiales que se utilizan en las señales de tráfico y otros dispositivos de seguridad del tráfico. Por ejemplo, las barricadas, los conos de tráfico, los topes de aparcamiento y otras herramientas de seguridad vial deben incorporar una cantidad específica de materiales reciclados como el PVC, el caucho y los plásticos LDPE.

Los Estados pueden ofrecer incentivos que reduzcan sustancialmente el coste de fabricación de los dispositivos que utilizan plástico, tecnología reflectante y cemento. Los fabricantes pueden conseguir materiales postconsumo a precios reducidos. Los proveedores pueden conseguir estos artículos a precios bajos y luego transformarlos en productos y materiales viables que puedan utilizarse para la producción de dispositivos de seguridad vial. Por ejemplo, en Massachusetts se utilizan badenes, topes de aparcamiento, bloques de calzo y barricadas que incluyen hasta un 80% de materiales reciclados. Esto ha permitido reducir considerablemente los costes de producción y uso de estos artículos.

A medida que, como sociedad, somos cada vez más conscientes de nuestro impacto en el medio ambiente, muchas industrias están viendo cómo entran en juego las iniciativas de reciclaje. La industria de la seguridad vial emplea numerosos materiales que no son biodegradables y que pueden reutilizarse con relativa facilidad. Los mayores beneficios de las prácticas respetuosas con el medio ambiente en esta industria son que tanto los costes de producción como los de los materiales pueden ser mucho más bajos cuando se utilizan materiales reciclados en lugar de aquellos que son completamente nuevos. Se trata de un ahorro que puede repercutir en los fabricantes que utilizan estos materiales y, posteriormente, en los organismos que utilizan los productos resultantes.