Categorías
Empresas

Que Son Las Bombas De Ballet O Bailarinas

Es difícil negar que el mundo ama un buen par de zapatillas de ballet. Versátiles, cómodas y a la moda… ¿qué puede no gustar?

Un par de zapatillas de ballet (a menudo denominadas bailarinas), que no pueden faltar en la colección de zapatos de cualquier mujer o niña, se pueden combinar fácilmente según la ocasión. Las posibilidades de diseño también son infinitas, lo que las convierte en el calzado perfecto cuando se quiere hacer una declaración de intenciones o si se prefiere mantener un perfil bajo, las líneas simples y limpias pueden funcionar igualmente bien cuando se trata de zapatillas de ballet.

Inspiradas directamente y con su nombre en la variante moderna de las populares zapatillas de baile que llevaban las bailarinas desde su concepción en el siglo XVIII, las zapatillas de ballet ofrecen un aspecto femenino y delicado a un conjunto sin necesidad de tacones o suelas gruesas.

Vamos a ver en qué consisten las zapatillas de ballet, cuál es la mejor manera de llevarlas y cómo cuidarlas para que se mantengan en buen estado.

¿Qué son las zapatillas de ballet?

Las zapatillas de ballet son zapatos de punta redonda que suelen ser ligeros y tienen un aspecto similar al de las bailarinas de ballet puedes ver como lucen en la web de Deflores y Floreros.  

Como ya hemos dicho, las zapatillas de ballet se inspiran directamente en el calzado de las bailarinas de ballet y se popularizaron en los años 50 por personajes como Audrey Hepburn, Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor, por nombrar algunos. A menudo se fabrican utilizando una sola pieza de cuero suave y flexible para la parte superior y la plantilla con una suela fina de goma vulcanizada con un ligero tacón para mayor durabilidad y comodidad. Aunque también se utilizan otros materiales populares para fabricarlos, como la lona, el PVC y el nailon. A veces también se fabrican con un compuesto duro de poliuretano, perfecto para los que quieren algo un poco más resistente.

El término «desestructurado» se utiliza a menudo para describir las zapatillas de ballet, ya que no tienen una tapa en el talón o puños alrededor de la zona del tobillo, por lo que tienen una sensación más relajada y también son menos propensos a frotar cuando se usan por primera vez. Sin embargo, las zapatillas de ballet formales son un poco más estructuradas y suelen tener una suela dura con un tacón bajo.

Algunas zapatillas de ballet vienen con una correa en el tobillo, cordones envolventes o una barra en forma de T como característica de diseño, lo que añade una nueva dimensión a los zapatos y le da un estilo diferente de calzado para trabajar.