Categorías
Empresas

¿Qué Es La Resolución De Disputas?

La resolución de disputas es el proceso de resolver una disputa o conflicto entre diferentes partes. La resolución de disputas puede ser una forma de resolver un conflicto sin tener que acudir a los tribunales. 

Como propietario de una empresa, le resultará útil conocer y comprender los métodos de resolución de conflictos, en caso de que se produzca una situación en la que tenga que resolver desacuerdos dentro de su empresa, o con terceras partes.

¿Cuál es el objetivo de la resolución de conflictos?

La resolución de conflictos es una forma de resolver un conflicto o una disputa, a menudo sin necesidad de acudir a los tribunales y que un juez o un juicio decidan la disputa, lo que puede ser una tarea costosa. 

¿Qué es la resolución alternativa de conflictos? 

El proceso de resolución de conflictos también se conoce como resolución alternativa de conflictos, resolución adecuada de conflictos o ADR. El proceso puede utilizarse para intentar resolver la mayoría de los conflictos empresariales.

Existen cuatro tipos principales de resolución de conflictos: 

  • Negociación
  • Mediación
  • Arbitraje
  • Litigio

Un punto de partida en la resolución de conflictos puede ser la negociación. Ambas partes tratan de encontrar un terreno común en una disputa. Puede tratarse de quejas internas en torno a las responsabilidades laborales o de los directivos, o de disputas con terceros, como socios comerciales e inversores. 

Es fundamental tener en cuenta el punto de vista de la parte contraria. Pero a veces las diferencias son demasiado amplias y el proceso de negociación fracasa. Esto lleva a considerar otros recursos de resolución de conflictos.

La mediación es un proceso por el que las partes implicadas en el conflicto se reúnen, pero con la presencia de una parte independiente – el mediador – que intenta ayudar a las partes en conflicto a llegar a una resolución con la que ambas partes puedan convivir.

El mediador es imparcial y su función no es tomar una decisión, sino ayudar a ambas partes a llegar a una solución. La mediación no es tan formal como los procesos de arbitraje y litigio, por lo que suele ser mucho más barata.

En la mediación, tras la resolución se redacta un acuerdo de conciliación en el que se detalla lo que ambas partes han acordado cumplir. 

El arbitraje es un proceso legal más formal. En él se recurre a un árbitro independiente para que tome una decisión sobre el conflicto. Todas las partes aportan pruebas y el árbitro utiliza esta información para llegar a una conclusión, tratando de resolver el conflicto. 

Esta forma de resolución de conflictos permite a todas las partes influir en el proceso. Como no hay plazos impuestos por los tribunales, puede ser más flexible. Además, suele ser más barato que un litigio. Las decisiones de arbitraje son jurídicamente vinculantes y, por lo general, pueden ejecutarse de forma similar a las sentencias judiciales, por lo que se recomienda encarecidamente el asesoramiento de abogados expertos como los de CREMADES

Si los métodos más informales de resolución de conflictos fracasan, la única opción que queda es acudir a los tribunales.

En el caso de los litigios, se recurre a un abogado especializado en resolución de conflictos para que ayude a resolver el conflicto y ofrezca asesoramiento experto sobre el mejor enfoque.

Los abogados especializados en resolución de conflictos se encargan de los procedimientos judiciales y gestionan toda la documentación a lo largo del proceso. El litigio suele ser la forma más cara de resolver un conflicto. Si el litigio llega a los tribunales, es probable que la otra parte también haya recibido asesoramiento jurídico experto.

¿Qué es una cláusula de resolución de conflictos?

Una cláusula de resolución de conflictos suele ser un acuerdo escrito entre usted y la otra parte. Especifica lo que debe ocurrir en caso de que surja un desacuerdo en el futuro.

La cláusula puede establecer cuál es el proceso en caso de que surja una disputa, como la mediación, el arbitraje o quizás el litigio. Una cláusula de resolución de conflictos puede abarcar tanto los conflictos contractuales como los no contractuales entre las partes. 

¿Por qué utilizar la resolución de conflictos?

Las empresas pueden querer utilizar un proceso de resolución de conflictos por factores relacionados con el coste. En particular, la mediación, que es mucho menos costosa que otros procesos legales. También pueden ser mucho más rápidos, ya que las partes no necesitan involucrarse en procedimientos judiciales largos y lentos. 

Con una mayor participación de cada uno de los implicados en la disputa, pueden tener una mayor influencia, ya que no hay normas, reglamentos y plazos impuestos por los tribunales. La resolución de conflictos es también mucho menos formal y más flexible que acudir a los tribunales. 

¿Qué métodos de resolución de conflictos existen?

Algunos de los métodos de resolución de conflictos disponibles son los procesos de adjudicación y los procesos consensuados.

La adjudicación consiste en que un tercero neutral revisa los detalles del conflicto y los argumentos que cada parte presenta, y llega a una decisión sobre el conflicto que se hará cumplir. 

El proceso se inicia cuando cualquiera de las partes implicadas en el litigio emite una notificación de adjudicación, en la que se detalla toda la información sobre el litigio, así como la resolución que desea la parte remitente. A continuación, esa parte nombrará a un Adjudicador, o se encargará del proceso de nombramiento de uno. 

La resolución consensuada de conflictos es un acuerdo en el que las partes implicadas consienten una resolución, en lugar de recurrir a una parte independiente para resolver el asunto. Se trata de un método de resolución de conflictos más barato y rápido que la adjudicación, ya que sólo participan las partes en conflicto. 

Las partes del litigio tienen que exponer su punto de vista de manera que la otra parte entienda su posición, y llegar a una decisión y, posteriormente, a un acuerdo conjunto.