Categorías
Empresas

¿Pérgola De Madera O De Aluminio? Cómo Elegir La Mejor Opción Para Su Patio

¿Quiere mejorar el espacio de su patio? Las pérgolas para exteriores son una gran manera de definir su área exterior y añadir un toque decorativo a su paisaje, al tiempo que crean sombra y protección contra los elementos exteriores. Ya sea montada directamente en sus paredes exteriores o como una estructura independiente en su patio trasero, las pérgolas transformarán su patio en una hermosa zona de comedor a la sombra o en un refugio de descanso para recibir a su familia y seres queridos.

Entre los propietarios de viviendas, los dos materiales más populares que recomienda TOLDOS ROAMA para las pérgolas son la madera y el aluminio, y cada uno de ellos tiene distintas ventajas e inconvenientes que hay que tener en cuenta a la hora de elegir la mejor pérgola para su espacio exterior. Siga leyendo para saber cuál de estas dos opciones de estructura de pérgola se adapta mejor a sus necesidades y a su gusto personal.

1- Pérgola de madera: ventajas e inconvenientes

Aspecto natural y mayor personalización

Gracias a su aspecto y acabado natural, las pérgolas de madera pueden combinarse perfectamente con el telón de fondo de su jardín, el diseño rústico del paisaje y la vegetación circundante. Son conocidas por su versatilidad: puede elegir diferentes tipos de madera, tonos y acabados como el cedro, la caoba y el arce, así como cambiar la combinación de colores repintando. Además, son más fáciles de moldear que el metal u otros materiales (puede comprar y cortar la madera a cualquier tamaño o especificaciones de diseño), lo que las convierte en una buena opción para los propietarios que buscan ajustar o personalizar la forma, el tamaño y el aspecto de su pérgola.

Montaje y estructura robustos

Perfecta para cualquier entorno rural, la madera proporciona un montaje y una estructura resistentes para soportar fuertes vientos y otras inclemencias del tiempo, especialmente si vive en una zona con condiciones climáticas adversas. Sin embargo, el montaje de las pérgolas de madera puede resultar un poco más complicado y lento, y en la mayoría de los casos requerirá la ayuda de un profesional para garantizar una instalación adecuada.

Mantenimiento necesario

La madera se deteriora de forma natural con el paso del tiempo, deformándose o agrietándose, y necesitará ser lijada, teñida, sellada y otros tipos de tratamiento cada pocos años para mantenerla en buen estado. Aunque el cedro y otras maderas resistentes a la putrefacción son menos propensas a deformarse o agrietarse, con el tiempo pueden sufrir daños por la intemperie o desarrollar grietas que requerirán una eventual sustitución.

Además, algunos tipos de madera son más susceptibles a las termitas y a otros insectos comedores de madera; para mantenerlos a raya, su pérgola de madera puede requerir el uso de varios tratamientos químicos que podrían ser perjudiciales para usted y su familia.

2- Pérgola de aluminio: ventajas y limitaciones

Aspecto elegante y diseño versátil

Aunque la gama de colores de una pérgola de aluminio es más limitada que la de su homóloga de madera, las opciones de aluminio ofrecen diferentes acabados y tonos metálicos, lo que da a su propiedad un acabado más moderno, elegante y pulido que encajará bien con el diseño urbano de su casa.

Además de la estructura, su pérgola también puede adornarse con una amplia gama de telas, texturas y colores para una mayor personalización.

Práctica, duradera y ligera

Las pérgolas retráctiles de TOLDOS ROAMA pueden caber en cualquier lugar de su propiedad, lo que las convierte en una opción ideal para las casas más pequeñas y los patios traseros con espacio limitado. Proporcionarán la sombra adicional que desea sin obstaculizar o agrupar su zona de estar al aire libre.

Otra ventaja añadida de las estructuras de aluminio es que son ligeras y resistentes, lo que las hace más adecuadas para su instalación en terrazas pequeñas, paredes exteriores, techos u otras zonas en las que el peso debe ser mínimo. Duraderas y resistentes a la intemperie, pueden permanecer en su sitio durante todo el año simplemente enrollando el techo con la manivela manual o motorizada.

Poco o ningún mantenimiento

La superficie lisa y no porosa de las pérgolas de aluminio o vinilo puede soportar las inclemencias del tiempo, lo que las convierte en una gran opción para los propietarios de viviendas que no quieren la molestia de un mantenimiento regular. A diferencia de las pérgolas de madera, las pérgolas de aluminio no requieren tintes anuales ni mantenimiento estacional. Incluyen un acabado de pintura impermeable y resistente a la intemperie y vienen equipadas con una garantía de 10 años para protegerlas totalmente contra la putrefacción y el óxido. Por lo tanto, no es necesario volver a pintarlas, teñirlas o lijarlas a menos que se produzca algún daño exterior. Los materiales de vinilo o aluminio sólo necesitarán un lavado periódico para que no parezcan desgastados.

A diferencia de la madera, las pérgolas de aluminio también son más fáciles y rápidas de instalar y montar, lo que es aún más positivo si se ha encargado del proyecto de instalarlas usted mismo.

Opción de techo retráctil

Una ventaja añadida de las pérgolas de aluminio es que poseen opciones de techos ajustables y retráctiles. A diferencia de las estructuras estáticas de madera, las de aluminio tienen lonas retráctiles que permiten que la luz del sol penetre sin que las vigas del techo obstruyan la vista del tragaluz. Tanto si necesita una sombra total, una parte parcial o un baño de sol completo, todo es posible con una pérgola de aluminio. Puede ajustar la cantidad de sombra y protección que necesita, y replegar el techo cuando quiera disfrutar de un poco de sol.

CONCLUSIÓN

Entonces, ¿cuál es el mejor material de pérgola para su casa? Antes de comprar su pérgola de exterior, tenga en cuenta los puntos mencionados anteriormente para asegurarse de que adquiere la que mejor se adapta a sus necesidades.

Ambas opciones tienen ventajas y limitaciones: aunque las pérgolas de aluminio son limpias y modernas, requieren un mantenimiento limitado y suelen costar menos, también son menos personalizables. Las pérgolas de madera pueden ser más costosas, son más difíciles de instalar y requieren cierto mantenimiento; sin embargo, son opciones robustas y naturales que pueden resistir el paso del tiempo y combinarse perfectamente con su paisaje.