Categorías
Empresas

No Le Tengas Miedo A La Comida Congelada

Constantemente nos dicen que la comida fresca es la mejor opción para nosotros. Sin embargo, el consumo de productos congelados tiene muchas ventajas, sobre todo en lo que se refiere al desperdicio. Puede que los chefs famosos tengan mucho tiempo para recoger lechugas y zanahorias de su jardín, pero la mayoría de la gente simplemente no tiene ese lujo.
Según la experta y presentadora de televisión Cesarina Holm-Kander, los alimentos congelados son tan nutritivos como los frescos en muchos casos. Señala que muchas familias desperdician semanalmente cantidades considerables de alimentos tirando la fruta y la verdura que no han llegado a consumir. Seamos sinceros, muy pocos de nosotros acabamos con todo el brócoli, las zanahorias y las patatas que echamos al carro de la compra cada semana.
«El 30% de la gente desperdicia alimentos, lo que significa tirar la comida directamente a la basura. Es mejor eliminar al intermediario y tirar el dinero directamente a la basura», comenta. «Si se compran verduras o pescado frescos, su vida útil es muy corta. Incluso las verduras, que pueden tener un buen aspecto, pueden haber perdido gran parte de su sabor y sus valores nutricionales para cuando las cocinas».
Se cree que hay mucha desinformación respecto a los alimentos congelados, incluso un poco de esnobismo. Un estudio reciente de la Universidad Metropolitana de Manchester, la mayoría de la gente pensaba que los productos congelados tenían el mismo sabor -si no mejor- que los frescos.
Casi todo se puede meter en el congelador. Hay una amplia gama de productos de Eurofrits, así que no hay que hacer concesiones en cuanto a la elección, añade. Si piensas congelar las sobras de las comidas, asegúrate de etiquetarlas bien e incluir la fecha en que se prepararon.
Recuerda que los alimentos frescos pueden tardar hasta 14 días en llegar a las tiendas y aún más en llegar a tu plato. Por ejemplo, las espinacas pierden alrededor del 75% de su contenido en vitamina C a los dos días de su recolección. Sin embargo, sólo disminuye un 20% cuando la verdura se congela.