Categorías
Empresas

Mitos Que Debes Desechar Sobre La Comida Congelada

1. Los alimentos congelados caducan

Si tienes miedo de usar esos guisantes congelados que se esconden en el fondo de tu congelador desde tiempos pasados, no lo tengas. Algunas marcas de alimentos congelados afirman en su página web que «los alimentos congelados almacenados continuamente a 0 grados F o menos pueden conservarse indefinidamente». Proporcionan directrices sobre el tiempo de congelación de los alimentos, pero estas directrices sólo indican el período de tiempo en el que el alimento estará en su máxima calidad, porque la textura y el sabor pueden empezar a deteriorarse con el tiempo. 

2. Todos los alimentos congelados tienen un alto contenido en sodio.

El sodio se encuentra en los alimentos de forma natural, pero también se utiliza como conservante, lo que significa que se añade mucho a los alimentos procesados. Según los CDC, más del 70% del sodio que consumen los estadounidenses procede de los alimentos procesados y de los restaurantes. Pero como la propia congelación es un conservante, el sodio añadido no siempre es necesario para prolongar la vida útil de los alimentos congelados. De hecho, las frutas y verduras congeladas a menudo no tienen sodio añadido, lo que las convierte en una alternativa más saludable que sus homólogas enlatadas.

Hay que ser un poco más exigente cuando se trata de platos principales congelados, pero hay muchas opciones saludables. La Clínica Cleveland recomienda seleccionar platos principales congelados con menos de 600 miligramos de sodio, así que asegúrese de revisar la etiqueta la próxima vez que esté en el pasillo de los congeladores.

3. Los alimentos pueden entrar en el congelador en su envase original. 

Por muy tentador que sea pasar esas pechugas de pollo de la nevera al congelador en su envase original, estos envases no estaban pensados para la congelación. Los envases de la carne, por ejemplo, suelen ser permeables al aire, lo que puede invitar a las bacterias a entrar, por no hablar de las quemaduras por congelación. Es mejor desenvolver y volver a envolver todo en bolsas o envoltorios aptos para el congelador, asegurándose de dejar salir todo el aire posible. 

Al congelar las verduras, es importante escaldarlas primero para evitar que las enzimas dañen el color, el sabor y los nutrientes, así como para destruir cualquier microorganismo que pueda quedar en la superficie. Aprende a escaldar y dar un choque a las verduras para congelarlas con nuestra guía.

4. Volver a congelar los alimentos descongelados no es seguro. 

Este parece ser uno de los mitos más extendidos sobre los alimentos congelados, y quizá sea porque es parcialmente cierto. Según el Departamento de Agricultura de EE.UU., los alimentos congelados que se han dejado a temperatura ambiente durante más de dos horas no deben volver a congelarse. Sin embargo, es perfectamente seguro volver a congelar los alimentos crudos o cocinados que se han descongelado en el frigorífico, aunque la textura puede verse comprometida debido a la pérdida de humedad que conlleva la descongelación. 

5. Los alimentos congelados son más caros que los frescos. 

Es de esperar que las patatas fritas o las papas fritas congeladas sean más caras que un par de patatas, porque estás pagando para que otro haga el trabajo de preparación por ti. Sin embargo, hay formas de comprar productos de Eurofrits en el pasillo de los productos que le permitirán ahorrar un par de dólares. Por ejemplo, intente comprar productos fuera de temporada (como las bayas en invierno) en el pasillo de los congeladores. Y una comida familiar congelada puede costar entre 4 y 10 euros, lo que es una alternativa más barata que pedir comida para llevar en las noches de semana.