Categorías
Empresas

Métricas Clave Para Analizar El Desempeño De La Propiedad Intelectual

Muchos papeles diferentes intervienen en los procesos de generación y protección de la innovación. A la hora de medir el rendimiento de la propiedad intelectual (PI), las métricas de interés son tan diversas como las tareas realizadas a lo largo del ciclo de vida del activo intangible.

Hemos elaborado este artículo en colaboración con CEFI para  entender cómo varían los puntos de referencia del análisis del rendimiento según el contexto, primero veremos cómo trabajan las diferentes organizaciones con la PI y examinaremos su impacto en su funcionamiento empresarial general.

Las organizaciones y sus enfoques de la PI

Las empresas tienen equipos de diseño o de I+D que generan la identidad de la marca y la innovación. A continuación, sus creaciones se entregan a los especialistas en propiedad intelectual, que deciden si se solicitan derechos de propiedad intelectual o se protegen estas propiedades como secretos comerciales.

Los activos de PI de la empresa -patentes, derechos de diseño, marcas registradas y derechos de autor- son la base de su cartera de productos. Son esenciales para crear una ventaja competitiva, promover una identidad de marca distinta e impulsar las ventas.

Las universidades presentan patentes para promover el éxito de sus investigaciones y de sus estudiantes. Al fin y al cabo, se trata de un impulsor crucial de la reputación, especialmente para las instituciones especializadas en ciencia y tecnología. Además, la accesibilidad pública de las patentes permite que sirvan como una herramienta de marketing vital en países donde la educación postsecundaria suele estar privatizada, como es el caso de Estados Unidos. Normalmente, las universidades no crean ni venden productos directamente, sino que optan por licenciar sus patentes a las empresas.

Reserve ahora una demostración de DIAMS iQ

Una vez que las invenciones se divulgan o los diseños de los logotipos son validados por las organizaciones que los crearon, se entregan a bufetes de abogados o a equipos jurídicos internos. Estos profesionales del derecho asesoran sobre la estrategia de PI y gestionan las responsabilidades legales cotidianas: tramitación de patentes o marcas, búsqueda del estado de la técnica, reclamaciones, redacción y presentación de documentos y mantenimiento de la correspondencia con las oficinas de PI. También deben anticiparse a las oposiciones durante la tramitación y mantener a sus clientes al corriente de todos los procesos en curso.

Una vez concedidos o registrados los derechos de propiedad intelectual, el bufete de abogados o el equipo de propiedad intelectual vuelve a intervenir si son necesarios litigios u otros procedimientos legales para defenderlos. 

Indicadores clave de rendimiento que hay que supervisar

Algunos de los indicadores clave de rendimiento (KPI) que los interesados en la propiedad intelectual tienen en cuenta son esencialmente números brutos con un significado superficial. Otros KPI requieren más tiempo para ser explorados debido a su naturaleza multifacética. Algunas estadísticas que pertenecen al primer grupo son:

  • Número de invenciones o ideas (a lo largo del tiempo / por tecnología / por inventor, etc.)
  • Número de invenciones presentadas frente al número de invenciones divulgadas
  • Número de solicitudes de prioridad frente al número de invenciones divulgadas
  • Número de innovaciones con al menos una patente o secreto comercial concedido frente a la suma total de invenciones divulgadas.

Aunque se necesita un cierto nivel de perspicacia industrial para hacer el mejor uso de estas cifras, los análisis de rendimiento y costes de la fiscalía requieren un poco más de matiz. Por ejemplo, la revisión de los factores de coste implica un examen del personal implicado, así como del número de acciones de la oficina. A partir de ahí, hay que determinar el coste y el tiempo por abogado, sus tasas de éxito, además de los honorarios pagados a las oficinas de PI y a otros agentes externos. En total, hay que responder a una gran cantidad de preguntas para obtener una visión penetrante de estos KPI. ¿Cuántas veces pidieron los examinadores que se actualizara o modificara un elemento de una presentación? ¿Cuánto tiempo transcurrió entre la creación de la propiedad intelectual y las fechas de presentación de la solicitud, publicación y concesión/registro, respectivamente? ¿Cuántas personas estuvieron involucradas, externa e internamente?

Otro contraste notable en cuanto a la complejidad de analizar un aspecto de la gestión de la propiedad intelectual en comparación con otro es la concesión de licencias frente al rendimiento de la cartera. El primero es en gran medida sencillo, ya que los indicadores adecuados son empíricos:

  • Número y valor de los acuerdos de licencia
  • Ingresos generados mediante la concesión de licencias por derecho de propiedad intelectual
  • Retorno de la inversión en licencias (ROI) – costes de tramitación restados de los ingresos generados por las licencias

Por otro lado, determinar el rendimiento de cada uno de los derechos de propiedad intelectual puede ser una práctica laberíntica, pero es esencial para una gestión de la propiedad intelectual realmente completa.

  • Situación y cobertura del mercado: Las familias de derechos de PI deben examinarse por jurisdicción junto con el uso o desuso de las marcas.
  • Crecimiento de la cartera: En este caso, la correlación clave es la presentación de solicitudes frente a las concesiones/registros a lo largo del tiempo. También es posible medir las solicitudes y concesiones por tipo de tecnología, rama de actividad, mercado o jurisdicción.
  • Costes de mantenimiento: Las tasas de renovación y las anualidades por jurisdicción, tecnología o rama y los costes de las acciones de defensa son las cifras significativas aquí.
  • Análisis del ciclo de vida: Comprender el tiempo transcurrido entre la concesión o el registro y la expiración o el abandono de un derecho de propiedad intelectual ayuda a los futuros esfuerzos de persecución al desvelar las áreas de ineficiencia en el proceso. Los departamentos empresariales pueden ser informados a tiempo de las próximas expiraciones y renovaciones, lo que les permite avisar con suficiente antelación para ajustar sus estrategias y aplicar sus decisiones.
  • RETORNO DE LA INVERSIÓN: Como se ha mencionado, una estadística clara pero vital.

Los profesionales del derecho de la propiedad intelectual tienen sus propios conjuntos de estadísticas que controlar:

  • Número de empleados frente al volumen de clientes
  • Carga de trabajo entrante (número y tipo de solicitudes de clientes, invenciones recibidas)
  • Número de primeras solicitudes que dan lugar a concesiones/registros
  • Casos / tamaño de la cartera gestionada por cliente
  • Ingresos medios por cliente, actividad y abogado
  • Tiempo entre la presentación y la concesión
  • Balance de costes e ingresos (tasas de servicio, tasas oficiales e importe facturado por cliente y caso)
  • Áreas de práctica por cliente (jurisdicciones e industrias más comunes) – esto permite la reasignación del personal y sus capacidades para adaptarse a las necesidades de los clientes
  • El análisis adecuado de estas cifras es nada menos que indispensable. Por lo tanto, aquí es donde entra en juego la fuerza de una solución de software de gestión de la propiedad intelectual versátil.