Categorías
Empresas

Los libros antimonopolio que deberías haber leído en 2020

En este post les presento  tres «libros antimonopolio que debería haber leído en 2020» según los expertos en derecho de competencia de Creamades.

‘Big Tech and the Digital Economy: The Moligopoly Scenario’ de Nicolas Petit

En resumen: se han escrito muchos de los que Nicolas Petit llama «libros de aeropuerto» (p. 93) sobre los actores actuales de las grandes tecnologías. Muchos otros libros académicos incluyen capítulos muy interesantes sobre Big Tech, o tratan temas relacionados (véase la sección «Otras lecturas»). Sin embargo, Petit distingue su libro de todos los demás al ofrecer una descripción exhaustiva de la monopolización digital, al tiempo que ofrece una forma novedosa de examinar la cuestión. Comienza revisando los dos enfoques dominantes sobre las grandes tecnologías, que denomina «neoestructuralismo» (también conocido como el Nuevo Movimiento Brandeis) y «asistencialismo del consumidor», pero concluye que ambos tienen problemas metodológicos: el primero tiene un problema de «es-pensamiento», mientras que el segundo es presa del «argumento de la ignorancia» o de la falacia del «nirvana» (según la variedad). Petit ofrece una «tercera vía»: la hipótesis del moligopolio.

La hipótesis del moligopolio parte de la observación de que, si bien las empresas FAANG se perciben generalmente como monopolios, sus propios formularios 10-K y los estudios de mercado de terceros apuntan a una intensa competencia, en particular entre ellas (mediante la entrada indirecta en nuevos mercados). Además, los gigantes tecnológicos no operan como monopolios de manual; por ejemplo, debido a los efectos de red, están motivados para ampliar la producción en lugar de limitarla. Los efectos de red pueden inclinar un mercado a favor de un actor, pero antes de que eso ocurra, las empresas competidoras tienen que enfrentarse a una importante incertidumbre, que las mantiene alerta. Por lo tanto, «la defensa de la competencia debería centrarse en los casos en que se perjudica a la competencia en los mercados que se han inclinado, y ser más indulgente con el aprovechamiento del poder de mercado en los mercados no inclinados».

El control de las fusiones y el poder del mercado: Un programa para revivir el antimonopolio en Estados Unidos’ de John Kwoka

Controlling Mergers and Market Power no es el primer libro de John Kwoka sobre el tema. En 2014, publicó Fusiones, Control de Fusiones y Remedios. Como indicaba el subtítulo de ese libro – «Un análisis retrospectivo de la política estadounidense»-, examinaba la experiencia pasada en materia de fusiones (control). En cambio, «el objetivo de esta monografía está orientado al futuro: proporcionar una hoja de ruta para reactivar el control de las fusiones». (p. 13) Kwoka comienza revisando dos cuestiones interrelacionadas. En primer lugar, demuestra -basándose en amplios datos sobre la concentración, la entrada y los beneficios- que el estado de la competencia en la economía estadounidense se ha erosionado desde la década de 1990. En segundo lugar, y en parte causante de la primera, Kwoka apunta a una política de fusiones excesivamente permisiva, con agencias que emprenden cada vez menos acciones de aplicación.

Kwoka no se limita a diagnosticar el problema, sino que propone una serie de remedios que no son «ni los pequeños retoques que algunos han propuesto, ni el derrocamiento completo del marco actual que otros defienden». (p. 20) Kwoka califica su programa de reforma de «integral» y no exagera lo más mínimo. Por un lado, aboga por aplicar realmente las Directrices de Fusión de las agencias, que se han ido flexibilizando progresivamente a lo largo de los años, pero que ni siquiera se mantienen en su forma más permisiva. Basándose en un estudio de las tasas de error históricas, Kwoka también aboga por recuperar las presunciones estructurales: «Las agencias deberían emplear una presunción casi irrefutable contra las fusiones que den lugar a uno, dos o tres competidores, y una presunción todavía formidable contra las que den lugar a cuatro o cinco competidores». (p. 63) Y Kwoka no se detiene ahí: otras recomendaciones se refieren a la evaluación de las eficiencias y las barreras de entrada, el poder de monopsonio, las soluciones a las fusiones, la propiedad común, los estudios retrospectivos y los recursos de las agencias, entre otros.

El efecto Bruselas: cómo la Unión Europea gobierna el mundo» de Anu Bradford

En el prefacio, Anu Bradford escribe que la idea de El efecto Bruselas «nació como reacción a los casi constantes comentarios públicos sobre la desaparición de la Unión Europea o su irrelevancia global que impregnan el discurso popular moderno». Sin embargo, tales comentarios se originan en una visión anticuada del poder, y Bradford ofrece una narrativa fresca: a pesar de cualquier deficiencia financiera y política, la UE es -y es probable que siga siendo- una fuerza importante en la economía global a través de la regulación. La capacidad de la UE para regular el mercado mundial o «efecto Bruselas» se presenta de dos formas: de facto (las empresas responden a las normativas de la UE ajustando su conducta global) y de jure (los gobiernos extranjeros adoptan normativas al estilo de la UE, a menudo en respuesta a los grupos de presión de las empresas que buscan igualdad de condiciones). Bradford apoya detalladamente la existencia y el funcionamiento del Efecto Bruselas, aclarando los factores subyacentes (tamaño del mercado, capacidad reguladora, normas estrictas, objetivos inelásticos y no divisibilidad), todo lo cual da lugar a un argumento sofisticado, rico en información pero fluido. Además, hace tangible el efecto Bruselas mediante el examen de cuatro casos prácticos: la competencia en el mercado, la economía digital, la salud y la seguridad de los consumidores y el medio ambiente.

Aunque es difícil negar la existencia del Efecto Bruselas, cabe preguntarse si es una fuerza positiva. Cuando los abogados de la competencia bromean diciendo que la tecnología ahora «se diseña en California, se fabrica en China y se regula en la UE», no lo dicen como un cumplido. En el penúltimo capítulo, Bradford aborda la cuestión de si el efecto Bruselas es beneficioso, dados los costes de regulación y el posible efecto disuasorio sobre la innovación. También se pregunta si el Efecto Bruselas equivale a un imperialismo regulador y hasta qué punto puede ser limitado por gobiernos extranjeros. Tras sopesar cuidadosamente los costes y los beneficios, concluye que «en conjunto, es más probable que el Efecto Bruselas genere beneficios netos que sean valiosos, aunque no de manera uniforme en todos los casos y para todas las personas». (p. 263) Cualquiera que sea su posición al respecto, ya sea crítico o partidario de la UE, el libro es de lectura obligada para entender el lugar que ocupa la Europa actual en el mundo.