Categorías
Empresas

Introducción A La Gestión De Residuos Sólidos

La gestión de residuos es un trabajo sucio, pero alguien tiene que hacerlo. Sin embargo, eliminar los residuos de forma higiénica no es ni sencillo ni fácil. Es una tarea difícil que es crucial para la salud de los ciudadanos y el medio ambiente en general.

La gestión de los residuos sólidos es lo que la mayoría de la gente piensa cuando piensa en la gestión de residuos. Es uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la humanidad, especialmente en las zonas urbanas densamente pobladas. Los efectos de los residuos en el medio ambiente pueden ser muy graves y negativos, y por eso es tan importante una gestión eficaz de los residuos sólidos.

Una visión general

¿Qué es exactamente la gestión de residuos sólidos? En primer lugar, analicemos qué son los residuos sólidos. A pesar del nombre, los «residuos sólidos» no tienen que ser físicamente sólidos para ser considerados como tales. De hecho, los líquidos, semisólidos y gases pueden clasificarse como residuos sólidos.

Prácticamente cualquier cosa que se tire que no sea peligrosa es un residuo sólido. Los residuos de alimentos, los subproductos de la preparación de alimentos, los envases, las botellas, las latas y los materiales de construcción pueden considerarse residuos sólidos. Los tres mayores porcentajes de materiales que componen el gráfico de residuos sólidos son el papel y el cartón (39,2%), los recortes de jardín (14,2%) y los plásticos (9,1%).

Los residuos peligrosos son cualquier material designado como tal y suelen abarcar materiales tóxicos, corrosivos, potencialmente explosivos o inflamables. Estos materiales están estrechamente regulados y sólo deben eliminarse en lugares autorizados.

Empieza en casa

La mejor manera de practicar una gestión aceptable de los residuos sólidos es generar la menor cantidad posible de residuos. Esto empieza con cada uno en su casa y en su comunidad. Si la gente puede reducir el volumen de residuos que produce, puede ayudar al flujo de residuos. La reutilización y el reciclaje de los artículos que se consumen y la aplicación del compostaje allanarían el camino hacia una gestión de los residuos sólidos mejor y más higiénica. También reduciría los efectos potencialmente dañinos de los residuos en el medio ambiente.

Acaba en un vertedero

Una vez que los residuos sólidos se depositan en los contenedores adecuados, son recogidos por profesionales de la gestión de residuos como CASUAR. Este es uno de los pasos más importantes de la gestión de residuos, ya que retirar físicamente la basura, los desperdicios y los desechos puede evitar problemas de salud y enfermedades.

A partir de ahí, los residuos sólidos se transportan en masa a los lugares de eliminación adecuados. A continuación, se procesan y, en ocasiones, se clasifican. La clasificación de los residuos sólidos ofrece la oportunidad de recuperar algunos materiales reciclables del flujo de residuos que, de otro modo, habrían acabado en un vertedero. La última etapa de la gestión de los residuos sólidos es la eliminación final de dichos residuos, normalmente en vertederos.

Los vertederos como fuente de energía

La mayoría de los residuos sólidos acaban en vertederos sanitarios. Estos vertederos son parcelas especialmente diseñadas con una serie de filtros, revestimientos y tuberías de liberación de gases. Estas características limitan los efectos nocivos de los residuos en el medio ambiente y evitan las explosiones. Algunos vertederos sanitarios incluso aprovechan el gas metano asociado a la descomposición y lo utilizan como fuente de combustible para las zonas circundantes.