Categorías
Empresas

El Secreto De Las Relaciones Armoniosas Durante El Confinamiento

El bloqueo, por la naturaleza de sus implicaciones sociales y económicas, está ejerciendo una presión sin precedentes en las relaciones de todo tipo, personales y profesionales.

Hay familias acostumbradas a pasar horas separadas cada día, que de repente se ven abocadas a estar unas con otras las 24 horas del día. Y a la inversa, los compañeros de trabajo, la familia extensa y los amigos están ahora distanciados, conectados a nosotros sólo a través de dispositivos electrónicos. 

Mientras mantenemos todas estas relaciones, todos y cada uno de nosotros experimentamos nuestro propio estrés, ansiedad y trauma. Esto puede incluir la preocupación por mantenernos a nosotros mismos y a los miembros de la familia a salvo del virus, cómo conseguir comida, el estrés por el pago de las facturas, el trauma de perder un trabajo o mantener un negocio a flote, el intento de enfrentarse a la educación en casa y a satisfacer las necesidades de los niños, la preocupación por cómo acceder a la asistencia sanitaria, la soledad/desconexión de los seres queridos, o quizás incluso el sufrimiento por la pérdida de un ser querido a causa del coronavirus. 

Cada vez que interactuamos con otra persona en este momento, estamos conectando con ella en medio de nuestras propias experiencias individuales… y las suyas. Aunque esto crea una gran oportunidad para una conexión significativa, también supone una gran amenaza de «desconexión».

Si lo haces bien, tú y tu familiar o compañero de trabajo os sentiréis muy bien: ambos os sentiréis comprendidos, atendidos y seguros. Si lo hace mal, ambas partes se sentirán mal -quizás se sientan rechazadas, invalidadas o abandonadas- y no estarán en mejor posición para afrontar sus pruebas actuales. En este momento sin precedentes, la forma de comportarse y de ser percibido se pone a prueba como nunca antes.

Entonces, ¿cómo podemos hacerlo bien?  Para ayudar a ello, recurro a un conocido enfoque terapéutico que me recomendó un experto de Elea, del mundo de la psicología: PLACE. Este memorable acrónimo significa: Playfulness, Love, Acceptance, Curiosity, y por último (pero no menos importante), Empathy.

Desarrollado por el maravilloso psicólogo estadounidense Dan Hughes, PLACE se asocia más con el trabajo de relaciones terapéuticas con niños adoptados y atendidos. Sin embargo, muchos de nosotros, los psicólogos, vemos los beneficios de extender esta filosofía a la vida en general, a todas las relaciones, ya sean de padres a hijos, de adultos a adultos, personales o profesionales. Adoptar el PLACE puede transformar la vida. Así que, por favor, acepta esta pepita de sabiduría como mi regalo para ti durante estos tiempos de prueba (todos los elogios para Dan, por supuesto, ¡ya que sólo soy un mensajero!):

LUGAR

Diversión. Encuentra cosas para disfrutar dentro de tus relaciones, algo divertido y desenfadado. Cuando los tiempos son difíciles, necesitas esto más que nunca para mantener tus relaciones. Diviértete con los niños en el jardín, ríete con vídeos divertidos de YouTube (también hay otras plataformas para compartir vídeos en línea) con tus amigos durante una mañana de café virtual, o comparte algunas bromas con tus colegas. Deja que la diversión florezca en tus relaciones y en tu propia rutina diaria.

El amor. Encuentra algo que amar (o al menos que te guste) de todas las personas de tu vida. Sí, es posible que alguien te esté causando dolores de cabeza, angustias o estrés (y puede que sientas que te devuelven poco). Pero da un paso atrás. Es posible que hayas caído en la trillada trampa de quedarte con lo negativo. Tus relaciones se habrán forjado en torno a las características principales de alguien. A medida que pasa el tiempo, las relaciones pueden sufrir dificultades porque una de las partes (o las dos) trata de afinar los bordes de la otra. Los bordes insignificantes. Estos no eran relevantes para su amor o amistad al principio – y tampoco deberían serlo ahora. Especialmente ahora. 

Así que vuelve a lo básico y redescubre la fuente de tu amor. Aprécialos. Piensa en los aspectos positivos. Es más, ¡hazlo saber! El amor engendra amor… y ya sabes que el siguiente bit…. ¡también tienes que quererte a ti mismo! Nadie te critica más que tú. Así que en este momento, date un respiro: fíjate en tus aspectos positivos, en lo que das, en lo mucho que te esfuerzas y en quién eres. Mírate con ojos de amor.

Aceptación. Acepta lo que la gente piensa, siente o experimenta en este momento. Puede ser feo, puede ser deprimente, puede aumentar tu propia ansiedad. Pero es su experiencia y es importante. No la juzgues, no la invalides y no la minimices. Demuestra que lo entiendes y que está bien sentirse como ellos. Alerta sobre el autocuidado: tampoco te libras de esto a la ligera: demuestra que también aceptas tu propia experiencia interna. Valídate a ti mismo y acepta que lo que sientas en este momento está bien.

Curiosidad. No des por sentado que sabes lo que piensan y sienten tus hijos, hermanos, padres, amigos, colegas o vecinos. Incluso si te das cuenta de que tienen problemas, no des por sentado que sabes cuál es la razón, ni asumas que su viaje en este momento es el mismo que el tuyo. Pregúntales cómo les va, sigue los hilos de su comunicación para reconstruir la imagen de lo que es para ellos: sus pruebas, sus tensiones y sus aspectos positivos. Del mismo modo, no olvides compartir tu propia experiencia: ….’warts and all’. Recuerda que un poco de vulnerabilidad es lo que nos ayuda a conectar como humanos.

Empatía. (No la simpatía). La simpatía consiste en observar la experiencia de alguien y sentir lástima por él. La empatía es diferente. La empatía consiste en ponerse en el lugar de otra persona (¡metafóricamente!) y permitirse sentir lo que ella debe estar sintiendo… y luego mostrarle que entiendes esa experiencia y que realmente, de verdad, te preocupas por ella. La empatía es un elemento que cambia el juego: es la sangre vital para mantener mentes y relaciones sanas. Muéstrale empatía a alguien hoy y verás cómo se despliega su poder ante tus ojos. Muéstratela a ti mismo, y estarás realmente en una racha ganadora.