Categorías
Empresas

El Día Mundial De La Alimentación

La pobreza y el hambre van de la mano. Y un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación muestra que hay más de mil millones de personas en todo el mundo que padecen hambre todos los días. No solo porque este informe es alarmante, sino también desalentador pensar que mientras algunos de nosotros desperdiciamos comida en la mesa, una gran cantidad de personas no tienen nada en el plato.

Y hoy, el Día Mundial de la Alimentación se celebra en todo el mundo. El Rev. David Beckmann, presidente de Pan para el Mundo, relata algunos eventos importantes relacionados con el hambre y la pobreza. Él relata que en 1980, se asignaron 17 centavos por cada dólar de ayuda de los países en desarrollo para los agricultores que viven en la pobreza y para el desarrollo de la industria agrícola en todo el mundo. Y veintiséis años después de eso, la asignación ha caído a menos de 4 centavos. Otro punto que destacó el Rev. Beckmann es el rápido aumento del número de personas que padecen hambre. Sus cuentas muestran que hay más de 1.020 millones de personas desnutridas. Entre los más gravemente afectados se encuentran niños y mujeres que son agricultores de subsistencia que solo dependen de sus pequeños campos para alimentar a sus hijos.

Estos hechos alarmantes y la situación angustiosa entre las naciones empobrecidas es la principal preocupación de la Fundación Pan para el Mundo del Rev. Beckmann. Su primera solución previsible es invertir en agricultura, especialmente en países en desarrollo. Destaca que se deben formular políticas para incrementar los productos agrícolas, aumentando así también la seguridad alimentaria. Es la inestabilidad con los alimentos y otros cultivos agrícolas lo que provocó disturbios entre 30 naciones. También dijo que el informe de la FAO sobre el estado de la inseguridad alimentaria en 2009, debería servir como un llamado de atención para mirar más de cerca el tema del hambre y la pobreza. Otro factor son los productos agrícolas de alto precio como el sorgo, el trigo, el maíz y el arroz. Y la solución que ofrece siempre está preparada para abordar la inestabilidad de precios.

Y quizás otro tema que puede ayudar en la lucha contra el hambre es la educación de los padres y la comunidad sobre la crianza responsable. Aunque la Iglesia y el estado no están de acuerdo con él, vale la pena intentar educar y liberar a la gente.

Si bien la mayoría de nosotros nos preocupamos por las comidas que debemos preparar o tal vez por la falta de ayuda en la cocina, como una batidora y otros útiles utensilios de cocina, tómese un tiempo para pensar en aquellos que están pasando hambre. Tómese el tiempo para reflexionar sobre cómo puede ayudar incluso en la forma más pequeña. ¡Di no al hambre!