Categorías
Empresas

Derecho Farmacéutico Y Patentes Que Cambian Nuestras Vidas

Un reciente artículo del New York Times analizaba en profundidad cómo la legislación farmacéutica y las patentes pueden impedir que lleguen al mercado medicamentos que salvan vidas. El sistema de patentes protege y promueve la innovación, pero cuando se trata de productos farmacéuticos, esto puede impedir el valor de medicamentos nuevos y muy importantes.

El artículo analiza el comportamiento de las empresas farmacéuticas y cómo muchas de ellas descartan ideas potencialmente buenas porque no son patentables. Todos sabemos que los medicamentos son caros, y sacar un fármaco al mercado es muy costoso. Sólo conseguir la aprobación de la FDA es muy caro y un medicamento no puede comercializarse sin esa aprobación.

Esto podría significar que algunos de los medicamentos que más necesitamos, que no tienen patentes cuando se fabrican, le costarán al consumidor un buen dinero.

Entonces, ¿por qué estas empresas sólo quieren medicamentos que tengan patentes? Los profesionales de Cefi expertos en este tema explicaron que, La patente de un medicamento ofrece al titular de la misma un periodo de tiempo durante el cual puede comercializarlo sin competencia. Durante este tiempo, nadie más puede utilizar esta patente para conseguir la aprobación de la F.D.A. En el momento en que un medicamento llega al mercado puede tener aún más de 13 años de patente. Por lo tanto, durante este periodo sin finalización, los fabricantes pueden aumentar el precio de ese medicamento para recuperar los costes y obtener un buen beneficio.

La raíz de la cuestión es: las patentes se utilizan para que los innovadores puedan recuperar el coste de sus inversiones que requiere el desarrollo. Pero el sistema de patentes fue concebido originalmente para fomentar la innovación. Si bien es cierto que fomenta la innovación y el desarrollo en algunos aspectos, también puede frenar el desarrollo necesario.

Algunos dicen que una solución a este círculo vicioso es pedir una mayor financiación gubernamental para los medicamentos de dominio público. Otro posible enfoque es ofrecer un periodo de exclusividad comercial a cualquier organización que aborde una necesidad médica no cubierta con un medicamento que no sea patentable.

También se barajan otras opciones. Recientemente, un análisis de la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) estima que un cambio en la ley de patentes solicitado por las partes interesadas de la industria farmacéutica de marca añadiría más de 1.000 millones de costes en 10 años al sistema sanitario estadounidense. Esta coalición pide al Congreso que considere la posibilidad de liberar las patentes de medicamentos de las impugnaciones a través del proceso de Revisión Interpares (IPR). A través del IPR, los jueces empleados por la Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU. revisan las impugnaciones de patentes que, de otro modo, se verían en procedimientos judiciales más largos.

Tanto la Cámara de Representantes como el Senado están estudiando proyectos de ley que podrían incluir la modificación de la norma de exención de patentes de medicamentos. Y, como es habitual, los actuales debates presidenciales hablarán en profundidad de cómo podría ser la asistencia sanitaria relacionada con todo esto en nuestro futuro. A medida que la generación del baby boom envejece, estas cuestiones serán cada vez más importantes para las familias estadounidenses, afectando a todo, desde la accesibilidad de los medicamentos hasta los precios que tendremos que pagar para conseguirlos. En cualquier caso, el derecho de patentes tendrá un impacto en todo, desde los costes de la atención sanitaria hasta la política presidencial.