Categorías
Empresas

Depresión

¿Es la depresión un sentimiento como el de estar triste….? Aunque todos nos sentimos tristes, de mal humor o decaídos de vez en cuando, algunas personas experimentan estos sentimientos de forma intensa, durante largos periodos de tiempo (semanas, meses o incluso años) y a veces sin ninguna razón aparente. La depresión es algo más que un estado de ánimo bajo: es una enfermedad grave que afecta a la salud física y mental.

La depresión interfiere en la vida diaria y el funcionamiento normal. Puede causar dolor tanto a la persona con depresión como a quienes se preocupan por ella. No es un signo de debilidad de la persona, sino un signo de enfermedad. La mayoría de las personas que sufren depresión necesitan tratamiento para mejorar. Es hora de que nos tomemos la depresión en serio y busquemos tratamiento en lugar de ignorarla.

Signos y síntomas

La tristeza es sólo una pequeña parte de la depresión. Algunas personas con depresión pueden no sentir tristeza en absoluto. La depresión tiene muchos otros síntomas, incluidos los físicos. Si experimenta alguno de los siguientes signos y síntomas durante al menos dos semanas, es hora de consultar a un médico.

  • Estado de ánimo persistentemente triste, ansioso o «vacío».
  • Sentimientos de desesperanza
  • Sentimientos de culpa, inutilidad
  • Pérdida de interés o placer en las aficiones y actividades
  • Disminución de la energía, fatiga
  • Dificultad para concentrarse, recordar, tomar decisiones
  • Dificultad para dormir, despertarse temprano o dormir en exceso
  • Cambios de apetito y/o de peso
  • Pensamientos de muerte o suicidio
  • Inquietud, irritabilidad

Factores que pueden causar la depresión

Son muchos los factores que pueden influir en la depresión, como la genética, la biología y la química del cerebro, y acontecimientos vitales como un trauma, la pérdida de un ser querido, una relación difícil, una experiencia de la primera infancia o cualquier situación estresante.

La depresión puede aparecer a cualquier edad, pero suele comenzar en la adolescencia o a principios de los 20 o 30 años. La mayoría de los trastornos crónicos del estado de ánimo y de la ansiedad en los adultos comienzan como niveles elevados de ansiedad en la infancia. De hecho, unos niveles elevados de ansiedad en la infancia podrían significar un mayor riesgo de depresión en la edad adulta. A veces, los medicamentos que se toman para estas enfermedades pueden causar efectos secundarios que contribuyen a la depresión.

Tipos de depresión

  1. Depresión mayor: Síntomas graves que interfieren en la capacidad de trabajar, dormir, estudiar, comer y disfrutar de la vida. Un episodio puede ocurrir sólo una vez en la vida de una persona, pero más a menudo, una persona tiene varios episodios.
  2. Trastorno depresivo persistente: Un estado de ánimo deprimido que dura al menos 2 años. Una persona diagnosticada de trastorno depresivo persistente puede tener episodios de depresión mayor junto con períodos de síntomas menos graves, pero los síntomas deben durar 2 años.
  3. Depresión psicótica, que se produce cuando una persona tiene una depresión grave más alguna forma de psicosis, como tener falsas creencias perturbadoras o una ruptura con la realidad (delirios), o escuchar o ver cosas perturbadoras que otros no pueden escuchar o ver (alucinaciones).
  4. La depresión posparto, que es mucho más grave que la «tristeza posparto» que muchas mujeres experimentan después del parto, cuando los cambios hormonales y físicos y la nueva responsabilidad de cuidar a un recién nacido pueden ser abrumadores. Se estima que entre el 10 y el 15 por ciento de las mujeres experimentan depresión posparto después de dar a luz.
  5. El trastorno afectivo estacional (TAE), que se caracteriza por la aparición de la depresión durante los meses de invierno, cuando hay menos luz solar natural. La depresión suele remitir durante la primavera y el verano.
  6. La depresión es tratable. La depresión, incluso los casos más graves, puede tratarse. Cuanto antes se inicie el tratamiento, más eficaz será. La mayoría de los adultos ven una mejora de sus síntomas cuando son tratados con fármacos antidepresivos, terapia de conversación (psicoterapia) o una combinación de ambos.

Tratamientos para la depresión

No existe una forma probada de recuperarse de la depresión, y es diferente para cada persona. Sin embargo, hay una serie de tratamientos eficaces y profesionales sanitarios que pueden ayudarle en el camino de la recuperación.

Tratamientos psicológicos

Los tratamientos psicológicos, también conocidos como terapias de conversación, pueden ayudarle a cambiar sus patrones de pensamiento y a mejorar sus habilidades de afrontamiento para que esté mejor preparado para lidiar con el estrés y los conflictos de la vida. Hay varios tipos de tratamientos psicológicos eficaces para la depresión, como la terapia cognitivo-conductual, la terapia interpersonal y la terapia conductual, los cuales los puedes realizar con  psicólogos online, lo que hace mucho más fácil este tipo de tratamientos. 

Tratamientos médicos de la depresión

El principal tratamiento médico para la depresión es la medicación antidepresiva. Hay mucha desinformación sobre la medicación antidepresiva y, aunque no hay una explicación sencilla de cómo funciona, puede ser muy útil en el tratamiento de la depresión moderada a grave y de algunos trastornos de ansiedad.