Categorías
Empresas

¿Con qué frecuencia se debe lavar el edredón y el resto de la ropa de cama?

La pregunta de siempre. Por término medio, las personas pasan casi un tercio de su vida durmiendo, desprendiéndose de miles de células muertas cada noche. Saber con qué frecuencia se debe lavar el edredón y el resto de la ropa de cama es imprescindible para mantener un estilo de vida saludable y controlar las alergias.

La suciedad, las bacterias, la caspa de las mascotas y otros agentes irritantes pueden acumularse rápidamente en la ropa de cama. En el siguiente artículo, respondemos a algunas preguntas comunes sobre la frecuencia con la que se deben lavar los edredones y la ropa de cama, las mejores prácticas de limpieza que usan los profesionales de la LAVANDERIA AURORA, la limpieza en seco y otras cosas a las que debe prestar atención para asegurarse de que su ropa de cama recibe el lavado adecuado que merece.

¿Qué factores determinan la frecuencia con la que debe lavar su edredón y su ropa de cama?

La frecuencia con la que se lava el edredón depende de una serie de factores, así como de sus propias preferencias personales. Una gran parte de saber cómo lavar un edredón es cómo se adapta a su estilo de vida y a los materiales de los que está hecho.

Algunas cosas a tener en cuenta son:

  • Si utiliza una sábana plana entre usted y su edredón. Tener una sábana entre su cuerpo y el edredón prolongará la cantidad de tiempo entre lavados.
  • Si su edredón tiene una funda nórdica. Las fundas nórdicas son fundas protectoras y decorativas que envuelven el edredón. El uso de una funda nórdica significa que su edredón no entrará en contacto directo con su cuerpo, y que no tendrá que lavar su edredón con tanta frecuencia. 
  • El material de la ropa de cama. Si la ropa de cama es más delicada, límpiala en seco para garantizar la integridad del tejido y que la ropa de cama se lave a fondo.
  • Si se ducha regularmente antes de acostarse. Esto significa que hay menos aceites, suciedad y células muertas de la piel que se mezclan con su ropa de cama, y que puede lavarla con menos frecuencia. 
  • Cuántas personas duermen en la cama (¡incluyendo niños y mascotas!). Si tiene niños, mascotas y un cónyuge que se amontonan en la misma cama cada noche, querrá lavar la ropa de cama con más frecuencia. Déjese llevar por su instinto y ponga la lavadora siempre que los tejidos empiecen a parecer o a oler mal.
  • Si eres propenso a las alergias y a los irritantes. El polvo, los ácaros y las células muertas de la piel se acumulan en la ropa de cama cada vez que te metes en ella. Para evitar la irritación de la piel o un brote de alergias y estornudos, lávese con más frecuencia.

¿Qué pasa con el resto de la ropa de cama? ¿Con qué frecuencia deben lavarse?

La frecuencia de lavado de la ropa de cama varía de un artículo a otro. No hay una regla fija para todos los casos, pero hay algunas prácticas generales a tener en cuenta.

Edredones

¿Con qué frecuencia debe lavar su edredón? Suponiendo que no haya derrames o exceso de suciedad que ensucien su edredón, y que éste no tenga un edredón protector, intente lavarlo cada uno o dos meses. Si el edredón tiene un edredón, no hay problema en lavarlo un par de veces al año. Como se ha mencionado anteriormente, tenga en cuenta factores de desgaste como el número de personas que duermen en la cama o la presencia de animales domésticos, y la sensibilidad a los irritantes; en estos casos, es posible que desee lavar el edredón con más frecuencia. 

¿Se puede lavar un edredón con las sábanas? Sólo si su lavadora tiene espacio suficiente para que quepan ambos. Los tejidos voluminosos se amontonan con facilidad y pueden hacer que las bolsas de detergente no se distribuyan uniformemente, lo que significa que las sábanas y el edredón no quedarán tan limpios si se lavan juntos en una lavadora más pequeña.

Sábanas

Como las sábanas están en contacto directo con la ropa y la piel, se recomienda lavarlas cada semana para evitar que se acumulen bacterias, ácaros, suciedad, aceites corporales y alérgenos. Si te duchas justo antes de acostarte y no tienes mascotas ni niños, esto podría ampliarse a una vez cada dos semanas. Sin embargo, si tiene mascotas o niños pequeños, vive en una zona más arenosa en la que se acumulan más residuos en la cama, es propenso a las alergias al polvo, etc., puede que tenga que lavar las sábanas con una frecuencia de hasta cinco días. No lave en exceso, pero tenga en cuenta las circunstancias y la importancia (y la alegría) de la limpieza.

Edredones

Las fundas nórdicas son ideales para mantener el edredón limpio entre lavados, ya que son mucho más fáciles y menos voluminosas de limpiar. Lo mejor es intentar lavar el edredón cada pocas semanas.

Fundas de almohada

Las fundas de almohada deberían ser el elemento que más se lava en la cama. Los aceites y la suciedad de tu pelo y tu cara se pegan de forma natural a las fibras de la funda de la almohada cada noche cuando duermes. Lave las fundas de almohada cada cinco o siete días, y con más frecuencia si es especialmente propenso al acné o a las alergias.

Cómo lavar un edredón

Empieza siempre por leer las instrucciones de cuidado que aparecen en la etiqueta de tu ropa de cama para seguir las mejores instrucciones de lavado y secado adecuadas al tipo de tejido. Siempre puede lavar su edredón una segunda vez sin detergente para aclarar cualquier residuo de jabón del edredón. Dado que los edredones son más voluminosos, no conviene meter en la lavadora ninguna otra prenda de vestir, aparte de una toalla como máximo, ya que las camisas, los calcetines y demás quedarán atrapados en los pliegues del edredón y no quedarán tan limpios.

Para higienizar la ropa de cama, la mejor opción suele ser el agua tibia y caliente. Por supuesto, tenga cuidado con el tipo de material y compruebe si las temperaturas más altas pueden encoger o dañar el tejido. Comprueba también las opciones de ajuste de tu lavadora. La mayoría de las lavadoras modernas tienen ajustes de «artículos voluminosos», «delicados» o «desinfectantes» que pueden ser útiles dependiendo del nivel de limpieza que necesites.

En cuanto al secado de un edredón voluminoso, lo más seguro es utilizar un ajuste de calor bajo o dejar que se seque al aire, colocado en posición horizontal o colgado para que no se amontone. Para el secado a máquina, echa un par de pelotas de secadora (o pelotas de tenis colocadas en calcetines blancos para evitar que se desprendan) para que el relleno del edredón se esponje.

Otra buena opción es la limpieza en seco del edredón si es demasiado grande para meterlo en la lavadora, si tiene materiales o bordados delicados, o si simplemente necesita una buena limpieza en profundidad.