Categorías
Empresas

¿Cómo Mantener Una Cerradura Para Evitar Bloqueos?

Para quienes ya han recurrido a los servicios de un cerrajero en una emergencia y han tenido que gastar una suma considerable en la reparación de una cerradura bloqueada, el mantenimiento de una cerradura parece obvio para evitar bloqueos. Sin embargo, por desgracia, este elemento se descuida a menudo, corriendo el riesgo de ver deteriorado su buen funcionamiento.

Es sencillo mantener el mecanismo de sus cerraduras y garantizar así la serenidad y la seguridad con unos simples movimientos.

Las diferentes causas de que una cerradura se atasque

La acumulación de polvo e impurezas suele provocar el mal funcionamiento de una cerradura de cilindro. Ésta se atasca y ya no permite que el mecanismo funcione correctamente.

Con demasiada frecuencia, la grasa o el aceite aplicados para protegerla acaban provocando una acumulación que hace imposible abrir o cerrar una puerta correctamente. Resulta difícil introducir la llave correspondiente y ésta no gira como debería. Por tanto, utilizar un lubricante inadecuado puede ser contraproducente.

En las cerraduras de bombillo, es más probable que penetre la humedad que en las de cilindro, lo que provoca la aparición de óxido. Este último pone en peligro el funcionamiento del mecanismo, lo que puede inducir un bloqueo de la llave o de la cerradura.

Para evitar estos problemas, le ofrecemos algunos consejos sencillos que le permitirán proteger eficazmente sus cerraduras.

Limpieza y mantenimiento de la cerradura de cilindro

Este tipo de sistema, utilizado a diario, puede acabar atascándose. Por eso, a continuación le explicamos cómo asegurarse de que su casa se abre o se cierra como es debido:

  • Utilizando un compresor o un spray de aire comprimido, sople la suciedad y la mugre del cilindro. Un chorro directamente en el lugar de la llave ayuda a eliminar la suciedad.
  • A continuación, será necesario rociar un lubricante no aceitoso en el cilindro para garantizar su protección. Una simple pulverización corta es suficiente.
  • A continuación, introduzca la llave y compruebe que el mecanismo funciona correctamente.

A tener en cuenta

Si este tratamiento resulta insuficiente, aplique una sola gota de aceite a la llave antes de introducirla en el cilindro. A continuación, retírela y elimine los restos que queden en su superficie. A continuación, comprueba que el movimiento de la llave es correcto y ya está.

Limpieza y mantenimiento de una cerradura de bombillo

Como la garganta suele estar abierta, la humedad puede depositarse en su interior y las impurezas, impidiendo el correcto funcionamiento de todo el mecanismo. A continuación te explicamos cómo mantener y lubricar estas cerraduras:

  • En primer lugar, utilice un chorro de aire a presión en el interior de la garganta para limpiarla. Así, las impurezas serán expulsadas.
  • Después, lubrique la llave antes de introducirla en la ranura. Practique algunos movimientos circulares para comprobar que el mecanismo funciona correctamente.
  • Es posible aplicar un spray de lubricante no graso en la garganta para una mejor protección.

Este tratamiento debería ser suficiente para que la cerradura vuelva a funcionar correctamente. En caso de bloqueo más grave, aplique una gota de aceite penetrante en la cerradura para que recupere toda su movilidad o llame a cerrajeros en Vigo

¿Qué productos hay que utilizar para el mantenimiento de una cerradura y con qué frecuencia?

Como ya se ha explicado, un bote de aire comprimido es especialmente eficaz para limpiar los cilindros o las ranuras de las cerraduras. El polvo y la suciedad acumulados suelen ser expulsados por la acción de la presión.

En cuanto a la lubricación, un producto efectivo ayuda a evitar los problemas que pueden causar la grasa o el aceite. En efecto, estos productos grasos pueden provocar una acumulación de impurezas que se pegan y aglutinan con el tiempo. Por ello, es fundamental evitar su uso y preferir un lubricante no graso.

Tenga en cuenta que también se recomienda limpiar la llave de vez en cuando. Ésta puede estar sucia y depositar un poco de esta suciedad en la cerradura con cada uso. Sin embargo, una gota de lubricante y la limpieza con un paño suelen ser suficientes para devolverle su aspecto original.