Categorías
Empresas

Cómo Los Espacios De Coworking Crean Una Comunidad Propia

 Cómo Los Espacios De Coworking Crean Una Comunidad Propia

Un reciente estudio de Gartner destaca que para 2022, el 60% de las oficinas inteligentes híbridas equipadas con bienestar serán una prioridad de los empleadores frente a una oficina remota.

La continua flexibilidad de los sistemas de trabajo está preparando el terreno para una mayor demanda de nuevas tendencias, como los espacios de coworking. Los espacios de cotrabajo se diseñaron estratégicamente para ofrecer ventajas de colaboración y creación de redes dentro de espacios de trabajo amueblados y equipados en régimen de alquiler, y el mercado se ha expandido de forma espectacular en los últimos años.

El término «coworking» se refiere a la práctica de trabajar juntos en un entorno flexible y en una oficina compartida. El objetivo principal de la creación de esta idea de espacio de trabajo era fomentar la colaboración, la creatividad, el intercambio de ideas, la tutoría, la creación de redes, la socialización y la generación de nuevas oportunidades de negocio. En un principio, los espacios de coworking estaban destinados a invitar a empresas de nueva creación y a autónomos que prefieren una infraestructura de trabajo de alto nivel.

Un estudio reciente de Gartner subraya que, para 2022, el 60% de las oficinas inteligentes híbridas y bien equipadas serán una prioridad de los empleadores frente a una oficina remota. Una ventaja innegable que aportan los espacios de coworking es el apoyo en forma de red que añade ideas de desarrollo a las empresas al tiempo que crea sinergias en un entorno de trabajo creativo.

Muchos informes han sugerido una ilustración empírica de cómo los espacios de coworking pueden estimular el aspecto blando del espíritu empresarial (por ejemplo, la colaboración, la interacción y la creación de redes). Las empresas de diversos segmentos se están centrando mucho en crear soluciones más eficaces y rentables para las nuevas empresas, las pequeñas y medianas empresas (PYME) y las corporaciones.

Los servicios compartidos que ofrecen los espacios de Coworking La fabrica suponen una importante reducción de costes para sus usuarios. Las instalaciones flexibles, tecnológicas y de última generación atraen a los ocupantes milenarios a los que les gusta trabajar juntos en una cultura de trabajo vibrante. Debido a la aparición de nuevas empresas y autónomos, estos espacios de trabajo están atrayendo también la atención de grandes organizaciones. A medida que las empresas y los emprendedores en ciernes experimentan con diversos modelos de negocio para lograr una mayor eficiencia y optimización de los costes, la era del coworking se presenta como un periodo interesante.

De los muchos encuestados que respondieron a una pregunta sobre la supuesta influencia de trabajar en un espacio de coworking en su salud, el 55,6% creía que el entorno de coworking creaba una influencia positiva. Los estudios han sugerido que trabajar solo puede empeorar el estrés laboral y los problemas de salud mental. Esto se debe principalmente a que los empleados se sienten aislados, debido a que no tienen contacto diario ni con el empleador ni con los compañeros. Es natural que cualquier persona se enfrente a una reacción negativa cuando trabaja sola, ya sea un autónomo, un trabajador solitario o alguien que trabaja regularmente desde casa.

El coworking constituye un excelente entorno de trabajo que fomenta el trabajo en equipo y los vínculos en la oficina, lo que ayuda a sobrellevar el estrés inherente. Hay más posibilidades de interacciones y conexiones significativas con expertos del sector que también tienen intereses, estilos de vida y aspiraciones similares.

Los espacios de coworking garantizan que las oficinas sean algo más que simples oficinas abiertas compartidas, ya que diseñan espacios para un grupo diverso de personas (compañeros de trabajo) que mejoran los resultados de la colaboración, la creación de comunidades y el intercambio de ideas. El modelo de coworking impulsa la creatividad y la innovación, ya que promueve las actividades colectivas de I+D.

Además, los valores del cotrabajo (colaboración, comunidad, sostenibilidad, apertura y accesibilidad) pueden servir de guía para saber dónde instalar estos espacios, cómo funcionar a diario y cómo estimular la creatividad de los empleados.