Categorías
Freelance

CARACTERÍSTICAS DE UN LÍDER

Muchos de nosotros soñamos con nuestro propio negocio. Hacemos visiones de lo grandioso que sería ser un jefe de ti mismo. Y cuando la empresa crezca, cuán perfectamente gestionaremos un equipo de personas que trabajan para nosotros. Desafortunadamente, la realidad a menudo no es lo que imaginaba. ¿Cuáles son las cualidades de un líder y cómo se conoce a un buen líder? ¿Qué debería destacar?

Algunos argumentan que debe nacer un líder. Otros creen que existe un conjunto de características que se pueden desarrollar o mejorar. La verdad, como siempre en tales situaciones, está en el medio. La formación de líderes implica la mejora profesional y general en materias tales como: comunicación, habilidades de resolución de problemas, negociaciones, gestión del tiempo, etc. La mejora de la personalidad es un elemento inherente de dicha formación.

Un líder ideal tiene todas las características que se enumeran a continuación y puede usarlas en cualquier situación, tanto profesional como privada. Su singularidad radica en el hecho de que sabe inculcar algunas de sus características en otras personas, por ejemplo, colegas. Los 10 rasgos de un líder incluyen: autoestima, proactividad, independencia, pensamiento positivo, interdependencia, consistencia interna, sentido de abundancia, capacidad para crear una visión, capacidad y voluntad de aprender constantemente e intuición.

Autoestima alta

La autoestima es necesaria para todos, sin excepción. Sin embargo, es necesario para un líder. Sin confianza en sí mismo, sin conciencia de sus habilidades y fuerza, un líder no tendrá éxito. Una persona que está satisfecha consigo misma tiene el coraje que se necesita para tomar decisiones difíciles y fijarse metas elevadas. Si imaginamos a una persona tímida, insegura de su propio derecho, indecisa, asumiendo el fracaso al principio, rápidamente entendemos que no es alguien a quien nos gustaría ver en el puesto de jefe. Necesitas pensar en términos de victoria para tener éxito. La autoestima le permite sentirse cómodo entre los demás, entonces no tratamos a nuestros subordinados como una amenaza constante.

Proactividad

Ser proactivo significa asumir la responsabilidad y controlar su vida. Es necesario creer que nuestras decisiones influyen en las situaciones en las que nos encontramos. A menudo nos encontramos con personas que siempre encuentran una justificación para su situación de vida. A menudo culpan al destino, la coincidencia por el fracaso, se consideran personas desafortunadas incapaces de liberarse del destino. Deben cambiar la forma de pensar y seguir la antigua sabiduría: «todos son herreros de su destino».

Independencia

Sin duda, esta característica se obtiene con la edad y la madurez. La independencia está relacionada con la independencia. Las personas que han adquirido este rasgo siguen la categoría de «Yo» – «Lo haré», «Puedo manejarlo». No tienen miedo de tomar la iniciativa en sus propias manos.

Pensamiento positivo

Un líder debe despertar el entusiasmo entre sus alumnos. Es importante transformar la realidad de forma positiva, creándola sobre la base de ciertas posibilidades. Asumir nuevos desafíos requiere optimismo. Sin él, no podríamos crear nada significativo. Suponiendo que logramos éxitos y fracasos en todos los ámbitos de la vida, sin un pensamiento positivo, cualquier fracaso desalentaría la adopción de medidas adicionales. Probablemente el progreso de la civilización no sería posible sin la creencia en la posibilidad de crear un futuro positivo.

Consistencia interna

Estas dos misteriosas palabras no significan nada más que honestidad, que consiste en la concordancia de pensamientos, palabras y hechos. El líder no tiene que manipular a las personas; puede lograr sus objetivos diciendo la verdad y cumpliendo sus promesas. La manipulación puede traer beneficios, pero son de corta duración. La falta de sinceridad siempre (tarde o temprano) saldrá a la luz. La única forma de lograr el éxito y establecer relaciones positivas y permanentes con el medio ambiente es seguir los valores éticos y la moral.

Una sensación de abundancia

El sentimiento de abundancia significa que todos deben creer que hay suficientes bienes del mundo para todos. No se debe recurrir a actividades inmorales en aras de la ganancia. Los líderes no deben estar preparados para obtener tanto como sea posible para ellos mismos.

Capacidad para crear una visión

Esta característica está, en cierto modo, relacionada con lo que ya se ha dicho: debes pensar de manera positiva. El pensamiento positivo ayuda al líder a crear dos visiones básicas: su vida y el desarrollo de la empresa. El éxito no proviene de la casualidad, sino de perseguir una meta (visión) bien pensada y tomar las decisiones correctas.

Capacidad y voluntad de aprender de forma continua

El mundo de hoy está cambiando muy rápido. Además, se ahoga en una sobrecarga de información. Un líder debe ir con los tiempos, entrenarse en su profesión. No se trata de digerir toda la información. Un líder debe poder distinguir el conocimiento esencial de lo que no necesita. La ciencia está estrechamente relacionada con la toma de decisiones correctas.

Intuición

Este es el último, décimo, rasgo de personalidad de un líder ideal. El funcionamiento intuitivo, sin necesidad de pensamientos lógicos complejos, facilita el trabajo y el proceso de toma de decisiones.

Da un ejemplo

¿Cómo puedes ganar credibilidad y respeto a los ojos de sus subordinados? En pocas palabras, debes ser un ejemplo para ellos. Compórtate de tal manera que la gente quiera imitarte. Si espera mucho de su equipo, debe establecer estándares igualmente altos para usted. En otras palabras, es exigente con los demás, también se exige a sí mismo. Tenga cuidado de que no haya discrepancias entre lo que dice y lo que hace. De esta manera, el equipo confiará en ti y atraerás a la gente contigo. Como un verdadero líder de la comunidad empresarial.

El actúa éticamente

Una característica importante de un líder es guiarse por valores éticos: en el comportamiento, al tomar decisiones, en la construcción de relaciones. Un líder real se distingue por la capacidad de separar el bien del mal, puntos de vista constantes, cumplimiento de promesas y, finalmente, honestidad y apertura en las relaciones interpersonales. La coherencia de sus declaraciones con sus acciones será recompensada con lealtad, confianza y respeto por parte de sus empleados.

Se comunica eficazmente

La comunicación eficaz es una de las habilidades clave de un líder de equipo. Sin embargo, debe ser transparente, conciso y extremadamente discreto. Es más que escuchar atentamente y responder preguntas. También se trata de compartir información valiosa, plantear cuestiones importantes, debatir nuevas ideas, aclarar malentendidos y expresar sus pensamientos de forma clara y comprensible. Los mejores líderes utilizan métodos de comunicación para inspirar y agregar energía creativa a sus subordinados.

Puede tomar decisiones difíciles

¿Quieres ser un líder eficaz? Esté preparado para el hecho de que tendrá que tomar decisiones difíciles no solo rápidamente, sino también sin importar cuánta información tenga en un momento dado sobre un tema u otro. Cuando se enfrente a decisiones importantes y difíciles, defina primero lo que desea lograr. Estime la probabilidad de diferentes consecuencias y explore las alternativas. Una vez que haya tomado una decisión final, asuma toda la responsabilidad por ella. Te ganarás el respeto de tu equipo con esta actitud firme y firme.

Aprecia los logros de sus subordinados

Un hábito que todo gerente que se precie debe desarrollar es el elogio frecuente y sistemático de los logros de sus subordinados. Para que los empleados sean eficientes y se dediquen plenamente a lo que hacen, deben sentirse valiosos para la empresa y apreciados por sus superiores. Encuentre una manera de enfatizar e incluso celebrar los logros de los empleados, que sean palabras simples «gran trabajo». Esto no solo tendrá un efecto motivador, sino que también fortalecerá la moral de todo el equipo.

Le da a su equipo toda su confianza

Los buenos líderes entienden muy bien que las personas quieren tener voz y voto en lo que hacen, y quieren creer que su trabajo diario realmente importa. Por tanto, comunicar de forma clara los objetivos y plazos marcados para alcanzarlos, dando al equipo total autonomía operativa y el derecho a decidir cómo se realizará la tarea. Hágales verlo como su propio desafío y anímelos a ser creativos e innovadores.

Motiva e inspira

Los verdaderos líderes dirigen a su equipo con pasión y entusiasmo, inspirándolos constantemente y motivando sus esfuerzos de manera efectiva. Pase su tiempo con las personas que administra para identificar sus fortalezas, necesidades y prioridades. Hazlos sentir valiosos para la empresa. De esta forma encontrarás la mejor forma de motivarlos. Demuestre el fruto de sus esfuerzos y fomente el desarrollo continúo estableciendo metas y desafíos significativos en el camino.