Categorías
Empresas

Baja Autoestima Y Perfeccionismo

Todos reconocemos los signos del perfeccionismo, ya sea en nosotros mismos o en los demás. Sí, la búsqueda constante de la excelencia puede tener su lado positivo, que vemos en las personas de alto rendimiento que establecen y alcanzan metas elevadas. 

Sin embargo, en nuestro trabajo como psicólogos clínicos estamos muy familiarizados con el lado negativo del perfeccionismo, que se ha relacionado con la mala imagen corporal y los trastornos alimentarios, los estándares implacables y la insatisfacción en los atletas y los deportes de competición, el agotamiento, así como la ansiedad y la depresión.

Para tratar de ver cómo afecta el perfeccionismo a la autoestima, veamos tres dimensiones del perfeccionismo desde el punto de vista de Piscopartner Velázquez:

  1. Perfeccionismo orientado a uno mismo, en el que las expectativas de perfeccionismo se imponen a uno mismo (por ejemplo, «debería…»)
  2. El perfeccionismo orientado a los demás, en el que las expectativas de perfeccionismo se imponen a los demás (por ejemplo, «Deberían…»)
  3. El perfeccionismo prescrito por la sociedad, en el que percibimos que los demás nos imponen el perfeccionismo (por ejemplo, «La sociedad espera que yo deba…»).
  4. A partir de la descripción anterior de estas dimensiones del perfeccionismo, es fácil ver cómo puede verse afectada la autoestima. Consideremos los siguientes ejemplos:

Taylor cree que un distintivo del éxito en la vida es sobresalir en todos los ámbitos, es decir, «tenerlo todo». Pone grandes expectativas en la calidad del trabajo que produce, y a menudo trabaja muchas horas para que el trabajo quede impecable (y por tanto exento de críticas). También cree que debe tener un aspecto perfecto, por lo que va al gimnasio después de largas horas de trabajo y sigue una dieta muy restrictiva. Taylor también cree que su casa debe tener el aspecto de las páginas de una revista, que debe ser la amiga solidaria y disponible que espera que sean sus propios amigos, y que también debe ser una excelente cocinera y la perfecta anfitriona porque eso es lo que se espera hoy en día.

Mark trabaja muchas horas y tiene una gran pasión por el deporte. Desgraciadamente, su deseo de sobresalir en el deporte se ve limitado por su horario de trabajo, que le roba el tiempo que necesita para entrenar y poder rendir al nivel que espera de sí mismo. Al mismo tiempo, a menudo tiene que reducir las horas extras para poder reunirse con sus compañeros de entrenamiento. En consecuencia, se siente incapaz de dar al trabajo o al deporte el 100% de sus esfuerzos. Sus otras obligaciones también le frustran, ya que siente que éstas diluyen su concentración en el trabajo y en el deporte. Con su actitud de «ir duro o irse a casa», Mark siente que no está sobresaliendo en ningún área de su vida, lo que repercute en cómo se siente él mismo.

Si nos fijamos en Taylor y Mark, es fácil entender cómo el perfeccionismo puede afectar a la autoestima si tenemos en cuenta lo siguiente:

– La búsqueda de la excelencia lleva a establecer niveles de exigencia (poco realistas) en uno o varios ámbitos.

– Las limitaciones de tiempo hacen que no sea posible dedicar tiempo y esfuerzo a destacar en todos y cada uno de los ámbitos

– El inevitable fracaso a la hora de alcanzar los niveles de exigencia poco realistas repercute en los sentimientos de autoestima.

Por lo tanto, vemos una imagen de individuos cuya autoestima depende en exceso de unos niveles de exigencia poco realistas y probablemente inalcanzables. Esto les deja con una retroalimentación regular de que han fallado en el cumplimiento de sus objetivos.

Entonces, ¿cómo saber si tu propio perfeccionismo está dañando tu autoestima? Esté atento a estas señales:

– ¿Tienes unos niveles de exigencia poco realistas (en relación con los de los demás)?

– ¿Basas tu autoestima en el cumplimiento de estos estándares (lógica «Si… entonces…»). 

– ¿Sientes que no cumples tus expectativas la mayor parte del tiempo?

– Si cumples tus expectativas, ¿descartas tus logros?

– ¿Tienes una autoconversión negativa y estilos de pensamiento poco útiles en torno a los logros? («No es lo suficientemente bueno», «Soy un perdedor si no lo hago bien», «Sólo lo he hecho bien porque era fácil… cualquiera no lo habría hecho», «Si no obtengo un sobresaliente en esta tarea, he fracasado»).

CÓMO CAMBIAR EL PERFECCIONISMO

Al trabajar con el perfeccionismo, a menudo descubrimos que hay una gran reticencia a cambiar los niveles de exigencia poco realistas debido a la creencia de que hacerlo es lo mismo que fracasar. Sin embargo, es útil reflexionar sobre los costes que puede suponer tener unos niveles de exigencia tan elevados y poco realistas:

  • ¿Se está resintiendo el rendimiento en otras áreas porque concentra todo su tiempo y energía en un área?
  • ¿Su salud física se ve afectada por estos altos niveles de exigencia? ¿No escuchas a tu cuerpo porque para ser el mejor tienes que sufrir y «aguantar el dolor»?
  • ¿Su salud mental y su bienestar se ven afectados por su perfeccionismo? ¿Se siente estresado, ansioso o deprimido por tratar continuamente de cumplir con sus altos estándares?
  • ¿Sus relaciones se ven afectadas por la búsqueda de sus propios estándares, o porque impone sus estándares poco realistas a los demás? ¿Le está quitando tiempo a sus relaciones porque debe utilizarlo constantemente para centrarse en sus logros?

¿Cómo puede ayudarse a sí mismo? Veamos algunas estrategias sencillas para empezar: 

Reexamina en qué basas tu autoestima. Si sólo te basas en la consecución de objetivos, y tus objetivos son tan elevados que es poco probable que los consigas, ¿es posible que te estés preparando para sentirte continuamente mal contigo mismo? 

Revisa tus pensamientos sobre el esfuerzo y la consecución de objetivos para ver si son realistas. ¿Crees que sólo tendrás éxito en un trabajo si le dedicas el 100% de tu tiempo y esfuerzo? Si es así, es probable que te encuentres con problemas si esperas hacer el trabajo perfectamente en todas las áreas de tu vida (¡hola, demandas en competencia!).

O bien, ¿descartas tus logros una vez que los has alcanzado porque si puedes hacerlo, entonces no debe ser tan difícil en primer lugar?

Desarrolla expectativas y estándares realistas para trabajar. No se trata de rebajar el nivel de exigencia, sino de desarrollar unos niveles realistas que puedas alcanzar razonablemente.

Busca la excelencia sostenible en lugar de la perfección. Esforzarse al 100% durante el 100% del tiempo para conseguir un objetivo que probablemente no se alcanzará (o si se alcanza, los postes de la meta se alejan más) parece una receta para el agotamiento. Tener que tomarse un descanso o relajarse para recuperarse y recargarse le alejará aún más de su objetivo irreal, y probablemente aumentará sus sentimientos de frustración y fracaso.

Por último, unas palabras sobre cómo hacer cambios cuando se trata de cambiar el perfeccionismo: dado que el perfeccionismo puede estar arraigado, puede ser poco realista y contraproducente esperar que el cambio se produzca al instante. El aprendizaje de nuevas habilidades para superar antiguas formas de pensar y comportarse requiere tiempo y práctica, y es de esperar que se produzcan errores. Si le resulta difícil cambiar su perfeccionismo, hable con un profesional de la salud mental para que le ayude a seguir avanzando.