Categorías
Empresas

5 Cosas Que Desearía Que Mis Seres Queridos Supieran Sobre La Disociación

¿Alguna vez ha estado conduciendo y de repente se ha dado cuenta de que no recordaba los últimos diez minutos del trayecto? ¿Has estado alguna vez en una conversación y reconoces que no has oído ni una palabra de lo que acaba de decir la otra persona? ¿Alguna vez ha soñado despierto durante una clase en la escuela? Casi todo el mundo ha tenido el «piloto automático» activado en algún momento de su vida. Es una función habitual del cerebro humano el poder separarse de la realidad y aferrarse a algo tranquilizador para evitar la ansiedad. 

La disociación puede ser un fenómeno normal, pero, como todo en la vida, con moderación.

Para algunos, la disociación se convierte en el principal mecanismo de afrontamiento que utilizan para lidiar con los efectos de una respuesta traumática en los trastornos de ansiedad, como el TEPT, u otros trastornos, como la depresión. Puede presentarse de forma inconsciente y sentirse fuera del control de la persona. Cuando la disociación se convierte en el recurso principal es cuando se convierte en un problema.

Existen algunas variedades de libro de texto de disociación crónica e incapacitante que pueden requerir un diagnóstico oficial. Sin embargo, no todas las personas que experimentan disociación encajan en una categoría exacta y, por tanto, pueden ser etiquetadas como «trastorno disociativo no especificado» (DDNOS). La disociación también puede ser un efecto secundario de otras enfermedades mentales más que una condición propia y única. 

Por muy agradable que parezca «salir» de las situaciones difíciles, la disociación crónica conlleva una plétora de efectos secundarios indeseables, el peor de los cuales es que ya no tienes el control de tu realidad. Tu cerebro acaba aprendiendo lo eficaz que es mantenerte «a salvo» de una respuesta traumática al desvincularte de tu entorno, así que sigue haciéndolo, a menudo te guste o no. 

Entonces, ¿qué deben saber los familiares y amigos cuando un ser querido sufre una disociación crónica? Aunque cada persona es diferente -y cada experiencia de disociación es diferente-, aquí están las cinco cosas más importantes que hay que tener en cuenta, basadas en la experiencia de los expertos de Psicopartner en cuanto a personas que sufren de DDNOS. 

La persona que disocia no es peligrosa

Los trastornos disociativos, como el trastorno de identidad disociativo (antes conocido como trastorno de personalidad múltiple), suelen tener mala reputación en los medios de comunicación. Vemos películas y leemos libros sobre personas que se disocian y cometen crímenes horribles bajo el control de una personalidad villana. La verdad es que cuando las personas se disocian, lo hacen no porque sean peligrosas, sino porque perciben un peligro hacia ellas mismas. 

Una persona que experimenta la disociación suele estar aislada de los demás, posiblemente catatónica. Cuando alguien se separa tan profundamente de la realidad, puede ser incapaz de salir de ese caparazón. En ese estado, la mayoría de las personas no podrían matar una mosca, aunque quisieran. El trastorno de identidad disociativo puede ser la excepción, ya que sus alteraciones a menudo son capaces de actuar mientras la persona se ha disociado, pero esto no las hace peligrosas.

La realidad no es una opción

Intentar razonar con alguien que se ha disociado no va a ser efectivo. La realidad es exactamente lo que su cerebro está tratando de escapar. Hacerlo notar sólo puede hacer que se repliegue más. 

La ira no ayuda 

La ira es otra experiencia que puede hacer que la persona que se está disociando se retraiga aún más. Ya está reaccionando a una amenaza percibida, y la ira sólo aumentará esa amenaza. Si tienes que hablar con ellos, utiliza una voz tranquila y no te sorprendas si no responden.

Además, no intentes discutir. Si alguien se ha disociado, no está disponible para este tipo de interacción. Estás hablando con una persona que no puede razonar contigo. Es posible que la persona pueda oírte, pero a pesar de ello, puede ser incapaz de responder. Y si tratas de discutir el tiempo suficiente, podrías despertar a su niño interior – esto es especialmente probable si la disociación comenzó cuando eran jóvenes. Esto no ayudará a nadie, así que sigue siendo comprensivo. 

La clave es la aceptación  

Acéptelos. Intenta comprenderlos. Hazles preguntas amables sobre lo que creen que les ayudaría. Haz que se sientan cómodos. Dígales que están seguros. Protégelos. 

Las técnicas de conexión a tierra pueden ayudar

El término «grounding» se refiere al proceso de conectar física y mentalmente con el mundo que te rodea -el suelo que puedes sentir bajo tus pies, los aromas que puedes oler en el aire, etc.-, lo que puede restablecer el sentido de la realidad. El grounding puede ser beneficioso para las personas que sufren ataques de pánico y otras formas de ansiedad, así como disociación.

Si alguien que conoces experimenta disociación, puedes ayudarle a aprender técnicas de conexión a tierra y estar ahí para facilitar los pasos durante un episodio. Aunque la gente suele sentir el inicio de la disociación, puede ser difícil «conectarse a tierra» sin ayuda. Tener un amigo o un familiar allí puede hacer que el proceso sea más eficaz, ya que pueden ofrecer apoyo recordando o leyendo los pasos necesarios. Hay muchas técnicas que se pueden probar, por lo que es importante encontrar lo que funciona para una persona concreta.

Como con cualquier enfermedad mental, las personas necesitan paciencia y amabilidad. Necesitan un descanso del estigma de su trastorno o de sus síntomas. Necesitan saber que no están solos.

Y ahora, aquí está la buena noticia: los trastornos disociativos a menudo pueden tratarse, si se les proporciona la atención de salud mental adecuada, un entorno seguro y el apoyo de amigos y familiares. Como persona que ya no utiliza la disociación como su principal mecanismo de afrontamiento, puedo dar fe de ello.